Aunque no puedas elegir la música que tocan, sí puedes bailarla

Compártelo

Es frecuente que nos encontremos en la vida con circunstancias que no son favorables, y cada día más estas ocasiones se producen con mayor asiduidad, por lo que es imprescindible aprender a manejar el día a día de modo inteligente.

Hace unos días estaba impartiendo una formación para trabajadores en activo y desempleados y cuando estaba exponiéndoles las oportunidades que aún en los momentos difíciles uno puede poner en marcha y para las cuales solo es necesario cambiar el “chip” y no quedarnos en el lamento y la queja, ellos me respondían que lo que teníamos que hacer era protestar y no permitir muchas de las situaciones laborales que se estaban dando.

Y entonces recordé un dibujo de una amiga que tiene un blog estupendo y refleja su sabiduría en sus dibujos “Femeniname” se llama su blog, y aquí os dejo uno de esos dibujos maravillosos que crea y que pueden dar una respuesta a esta situación que vivimos.

femenimame

No siempre podemos elegir la música, pero siempre podemos bailar

 

Tal como describe el dibujo la vida nos toca una música, que puede que no nos guste y que no podemos elegir, pero sí podemos elegir bailar con esa música.

Esto mismo es lo que nos permite crecer, aprender a utilizar formas nuevas de pensamiento para situaciones nuevas que nos tocan vivir.

Lo contrario sólo puede incrementar el dolor y la frustración, ya que consumimos toda la energía en la resistencia y al final esa lucha nos agota, nos enferma y no nos aporta soluciones.

Posted in Beneficios del Yoga, Cuentos para pensar, Estrés, Estrés y Salud, Gestión de Estrés, Gestión del Cambio, inteligencia emocional, Organización saludable.

Victoria

Pasión por el bienestar de las personas en sus vidas y entornos laborales.
Formadora Experta en Técnicas de reducción de estrés y #Mindfulness.
Profesora de Yoga y Mindfulness
Autora del libro "Técnicas de reducción de estrés"-Ed.Bubok.es
Contacto: info@programadestres.com

Deja tu comentario, será siempre bienvenido