Adultos estresados, niños estresados

Adultos estresados generan niños estresados, esto es algo que debemos considerar.

Durante los cursos de  Mindfulness,  es muy frecuente que los participantes,  compartan sus conocimientos y prácticas diarias con sus niños si son pequeños, a ellos les encanta unirse a las prácticas que realizan sus padres/madres  y por lo general cuando finalizan el curso comentan

“Ahora soy más paciente con ellos y más conscientes durante el tiempo que estamos juntos”

Los pequeños son nuestros mejores imitadores, de forma innata copian todo lo que ven de los adultos y cuando nosotros estamos estresados y desbordados ya sea por el trabajo, la presión, la tecnología, ellos perciben perfectamente nuestro estado emocional y se impregnan de él.

Muchas veces su comportamiento denota nuestra hiperactividad, y en el peor de los casos como no saben muy bien porqué estamos malhumorados, creen que son ellos la causa de esa situación emocional.

Las emociones asociadas al estrés se contagian igual que cualquier otra emoción y la respuesta de estrés es una respuesta que solemos aprender desde la más tierna infancia.

niña estresada y gritando

Cuando somos niños aprendemos a enfrentarnos a las situaciones desde las respuestas que vemos adoptar a los adultos más próximos, ya sean padres o educadores.

¿Somos conscientes los adultos de esta influencia hacia nuestros hijos?
¿Sabemos el tremendo impacto que les estamos causando ya sea por acción u omisión?
¿Te has parado a pensar sobre este aspecto de la educación de tus hijos en algún momento?
Te voy a contar lo que yo he vivido por si te sirve de espejo donde mirarte:

Cuando mi hijo era pequeño yo trabajaba muchas horas al día (9 o 10), cuando llegaba a casa si no estaba dormido, poco le faltaba y en la mayoría de las ocasiones no tenía tiempo, ni mucha paciencia para atenderle o escucharle.

Durante mucho tiempo mi actitud estresada se hacía evidente con el lenguaje brusco y tajante con el que me dirigía a él y para su desgracia y también la mía, su infancia se escurrió entre los días y las horas que no disfrutamos juntos.

Sólo durante el fin de semana podíamos pasar más tiempo juntos pero como uno no tiene un horario o un día para estar estresado, no había grandes cambios porque ya había un hábito adquirido.

No tengo tiempo, ahora no puedo, come, apura, desayuna, perderás el autobús, termina los deberes, etc, etc, etc.

Y el tiempo de la infancia es tan breve, aunque cuando estamos viviendo esa etapa no nos damos cuenta por la inmediatez, pero se escurre como el agua entre lo dedos y al igual que esa agua, nunca vuelve.

Las estadísticas dicen que nunca como hoy en día había tantos niños medicados con psicofármacos (hiperactividad, ansiedad, depresión, etc) y no voy a entrar a analizar aquí los múltiples factores de esta realidad compleja pero desde luego alguna responsabilidad tenemos todos los adultos en estas cifras.

Ahora que mi hijo ya es un adulto, veo en él las respuestas que en su momento aprendió de mi, y para su desgracia,   las exigencias de su trabajo, la consecución de objetivos, las responsabilidades,  le absorben tanto que está transitando esa ruta que algún día yo transité y le transmití con el ejemplo.

Pero lo peor es que ni siquiera es consciente de eso, de que además de vivir en el mundo que le toca hay muchas conductas y respuestas que son aprendidas desde la infancia.

Yo no puedo deshacer el camino andado, pero si tu aún estás a tiempo, toma consciencia de esto, aún tienes la oportunidad de rectificar, la vida es el presente.

Recuerda tu estrés no sólo te afecta a ti o a los adultos que te rodean, tu estrés afecta de forma consustancial a los pequeños, ya sean hijos o alumnos a los que educas con tu ejemplo.
¡No pierdas la ocasión de que aprendan de un adulto consciente y sereno, se merecen esa oportunidad.!

niña-meditando en la naturaleza

Sabes ahora que se aproximan unas fiestas donde posiblemente estés dando vueltas para encontrar el regalo perfecto para ellos te doy una idea:

“Regálales tiempo y paciencia”,

Ah, cuidado no lo encontrarás en las jugueterías ni en las grandes superficies, solo se accede a ellos con atención al momento presente  y decisión de disfrutar con ellos.

anticipación, planes, momentos

Regálate un momento

Sabes cuando empecé a practicar yoga, fue la primera vez que me di cuenta que nunca había dedicado un tiempo para mi misma.

Esta historia a todas las mujeres trabajadoras o amas de casa os resultará seguramente muy conocida, llegó un momento en que de todo el día, ni siquiera un breve espacio lo podía dedicar a mi misma.

Mi jornada de trabajo era de 10 horas diarias, cuando terminaba el trabajo, volvía a casa y tenía que continuar con el trabajo de casa, y atender a mi familia. Esto me llevaba a tener todo el día ocupado.

Y en una de las clases de yoga el profesor nos dijo, disfrutar de esta hora y media, es vuestro tiempo, el tiempo para estar a solas con vosotras mismas, y fue entonces cuando lo descubrí.

Tenía tiempo para el trabajo, para mi familia, para mi casa; para todo aquello que hiciera falta, me organizaba y tenía un momento y para mí

¿Cuál era mi tiempo?

En ese preciso momento decidí que por encima de todo las 2 clases a la semana que tenía de yoga, serían mi momento, donde todo lo demás pasaba a segundo plano durante esa hora y media, era el tiempo para estar con mi cuerpo y con mi mente a solas y me parecía un regalo maravilloso.

 

yoga-viravadrhasana3

Allí no importaba el jefe, ni el marido, ni la casa, solo importaba la conexión entre mi mente y mi cuerpo. Entre mi mente y las asanas.

En una ocasión cuando estábamos manteniendo Trikonásana (el triángulo), y seguramente todos teníamos una cara de exhaustos, no estábamos respirando adecuadamente, y la postura la padecíamos en lugar de disfrutarla, el profesor para aliviar el momento nos dijo en broma

¿Quién está pensando ahora de la familia o el trabajo?

y no te imaginas las risas que se produjeron, pero aunque en broma era una verdad incontestable.

En ese momento, nada externo a la asana existía, solo estaba yo y mi cuerpo, intentando no desfallecer, y todo lo demás había pasado a un segundo plano. Había desaparecido por completo.

Así que piensa en tu tiempo y hazte un regalo que no tiene precio.

Regálate un momento.

El mundo seguirá funcionando contigo, sin ti y/o a pesar tuyo.

La asignatura pendiente, conócete a ti misma

Generalmente tenemos un desequilibrio entre el conocimiento de lo exterior y lo interior. A lo largo de los siglos hemos perfeccionado nuestra capacidad para recoger y analizar la información que recibimos del exterior, pero la capacidad de conocer nuestro interior sigue ahí, como una asignatura pendiente.
autoconocimiento sin juicios de valor -programadestres

Nuestra vida transcurre en la extraversión, y eso nos hace bastante débiles porque no tenemos preparado el refugio en el que cobijarnos cuando lo exterior se desestabiliza.

Tampoco sabemos descifrar los mensajes que el cuerpo emite constantemente, y eso que a través del cuerpo se está manifestando constantemente nuestra consciencia.

Así que si mediante el cuerpo se expresan los pensamientos o los sentimientos, por qué no hacemos el camino inverso, trabajando nuestro cuerpo para influir sobre nuestros pensamientos?

Este es el trabajo de las asanas, permitirnos a través del trabajo del cuerpo hacer el camino hacia los pensamientos, hacia nuestra esencia, consiguiendo aquietar la mente, mejorar nuestras emociones, y mejorar también nuestra salud.

Al igual que nuestra emociones alteran nuestra postura corporal, desde las posturas corporales cambiamos nuestros estados mentales.

¡Atrévete a probarlo!

organigrama de la felicidad

Respiración alterna o Anuloma Viloma

En yoga  ya lo he comentado antes hay muchos tipos diferentes de respiración, y cada una de ellas tiene una finalidad específica, y por lo tanto se realiza también para unas situaciones concretas.

Una de ellas es la llamada Anuloma Viloma, o también respiración alterna.

Para practicarla te explicaré cual es la técnica.

Debes tener siempre presente que la postura de tu cuerpo sea cómoda, que tu espalda quede erguida, para no comprimir el abdomen y permitir de la respiración fluya y puedes practicarla sentado, o tumbado en el suelo, o sentada en una silla.
Se hace siempre utilizando la mano derecha para tapar las fosas nasales de forma alterna entre una y otra y los dedos se colocan de la siguiente forma:

Así el dedo índice y medio se flexionan hacia la palma. Con el dedo pulgar taparás la fosa nasal derecha y con el meñique y el anular taparás la fosa nasal izquierda.

El ciclo de respiración alterna es el siguiente:

Primero tapas la fosa derecha con el dedo pulgar de la mano derecha y exhalas por la fosa izquierda.

Vuelves a inspirar por la izquierda y con el dedo meñique y anular de la mano derecha tapas la fosa izquierda y exhalas por la derecha.

Vuelves a inspirar por la derecha, tapas nuevamente la derecha con el pulgar derecho, y exhalas por la izquierda. y así aproximadamente durante 3-4 minutos para empezar.

Cada ciclo de inspiración y exhalación debes procurar que dure 3 segundos, y ésto lo conseguirás contando de 1 a 3  durante la inspiración y contando de 1 a 3  durante la exhalación.

Este ciclo de inspiración y exhalación cada vez te será más cómodo a medida que tu práctica vaya avanzando.

Respiración anuloma- viloma

Al principio es frecuente que tensiones el hombro derecho, así que préstale atención  para relajarlo, también es común que cuando tapas una de las fosas nasales lo hagas empujando excesivamente hacia el lado contrario, desplazando así la otra fosa y cerrando el paso del aire.

Así que no tengas prisas, recorre la posición de tu cuerpo para que no esté tenso y así la práctica será mucho más beneficiosa.

Te invito a que leas los beneficios de esta práctica de respiración en “Beneficios de la respiración alterna”

Para que sirve la meditación

La mente puede ser transformada

Hace tiempo acudí a una conferencia del Lama Sogyal Rinpoche y le escuché una frase, que a pesar de ser absolutamente clara y concisa encierra toda la sabiduría de los meditadores.

“Tal como el agua si no la remueves se vuelve clara, así tu mente si no la agitas, encontrará la paz”

Siguiendo con el símil del agua, efectivamente si en un cubo tienes agua con partículas en suspención cuando dejas de removerla queda clara, cayendo al fondo la suciedad.

Pues cuando meditas pasa exactamente lo mismo, cuando comienzas con la práctica de la meditación los pensamientos se agolpan uno tras otros, y lejos de calmarse tu mente parece más activa, pero si persistes llega un momento en que tu mente comienza a ser libre, y te aseguro que es una experiencia maravillosa, que deberías intentar probar.

La cualidad más maravillosa de la mente es que puede ser transformada y para eso el yoga nos da la meditación. “Solo debes practicarla”

Respiración anuloma- viloma

La respiración no es inocua

No toda práctica respiratoria es inocua, es decir, no toda respiración nos puede ser favorable para nuestras circunstancias y ésto es algo que debemos tener siempre presente.

Hoy en clase con mis alumnas hicimos distintas prácticas de respiraciones (pranayamas), y como sobre todo al principio de la práctica es difícil controlar los diferentes procesos respiratorios cuando no estamos habituados a hacerlo, resulta que movilizamos partes de nuestro cuerpo que deberíamos tener relajados.

Los hombros son una de esas zonas que generalmente tensionamos cuando queremos retener el aire, y que si no se modifica resultará perjudicial para la práctica.

Además la retención del aire en las distintas prácticas de pranayama puede ser perjudicial si el estado nervioso es tenso, con lo que es muy importante siempre realizarlo de modo dirigido.

Otras veces se produce  que cuando llevas unos minutos de práctica ya no sabes si estás realizando la respiración abdominal o que tipo de respiración realizas; o si al inspirar tu abdomen sobresale y al expulsar el aire desciende. Es decir perdemos el control de nuestro cuerpo y de los procesos respiratorios.

Dentro de la práctica del yoga existen muchos tipos de pranayamas diferentes y como he comentado alguna vez, cada una de ellas tiene una finalidad concreta.

anuloma-viloma

Respiración anuloma-viloma

Existe una respiración para aquietar y equilibrar el sistema nervioso como es el anuloma – viloma, la respiración yóguica y otras, que se puede realizar con o sin retención del aire, pero también existen otras prácticas respiratorias como el Kapalabhati que no está recomendada para este fin sino para el contrario.

Y al finalizar la clase una alumna me comentaba que había realizado hacía algún tiempo atrás otras prácticas de pranayanas que le habían producido mayor nivel de angustia y ansiedad; y efectivamente ésto se produce cuando la práctica no es la adecuada a nuestro estado mental o de tensión nerviosa.

Así pues no se puede generalizar que todos los tipos de respiraciones son beneficiosas, sino que hay que aprender a discernir cual es buena para nosotros en el momento presente.

Siempre que se practica pranayama debe hacerse de modo controlado ya que sino es muy probable que hagamos una práctica respiratoria poco adecuada, ya sea por el ritmo que adoptamos, o la posición del cuerpo durante la práctica, o el estado nervioso.

 

Si algunos/as de los lectores quiere contar su experiencia en la práctica de pranayamas sería muy interesante y enriquecedor así que os animo a todos los que queráis compartir vuestras experiencias.

El pensamiento y su poder, en lo que pienses te convertirás.

Esta mañana les comentaba a mis alumnas una frase que se le atribuye a Henry Ford y es la siguiente:

“Tanto si crees que puedes, como si crees que no, en ambos casos tendrás razón”

Y esta frase sólo sintetiza el poder que tiene nuestro pensamiento, y me viene a la memoria un libro que  Swami Sivananda escribió y que aquí os dejo por si os interesa echarle un vistazo y sacar vuestras propias conclusiones (Leer.Sivananda, Swami – EL PENSAMIENTO y su poder)

 

En algunos aspectos para el lector ajeno a la práctica del yoga es posible que le suene estridente algunas de las afirmaciones que Sivananada escribió, pero como en todo lo que uno lee, debe aprovechar no al pie de la letra lo que se dice sino extraer de él la idea global, y para mi no tiene desperdicio.

 

Lo dejo a vuestro criterio.