Inmadurez para el mundo laboral

Si te gusta compártelo

Llevo algunos años dando clase a los alumnos que se forman en los planes de inserción laboral “Planes F.I.P”, y también llevo tiempo observando a muchos nuevos empleados jóvenes que empiezan a incorporarse al mundo laboral .

Durante este tiempo he detectado que muchos alumnos (todos ellos mayores de edad), no están emocionalmente preparados para su incorporación al mundo laboral, ya que denotan una inmadurez emocional que les lleva al fracaso, y a la frustración.

Creo que a nuestros jóvenes les tocó vivir un período de bonanza, donde además en España después de la generación de los `60, los adultos hemos pecado de sobre protección de los hijos.

Nuestros hijos, en muchos casos no están preparados para enfrentarse al “NO“, enfrentarse a las frustraciones que les toca vivir a ellos y a todos en determinados momentos, enfrentarse a la obligación de hacer aquello que no les gusta, enfrentarse a tener que callarse la boca aunque no estén de acuerdo con lo que se les manda.

Por el contrario, están acostumbrados a que sus mayores les eviten cualquier tipo de sufrimiento, y ésto les ha impedido madurar y prepararse para hacer frente a la obligaciones del mercado laboral y a las dificultades que éste conlleva.

Sin ir más lejos muchas veces veo en las aulas de Formación Profesional, alumn@s que no saben no protestar, no saben mantener la boca cerrada ante nada ni ante nadie ni con razón ni sin ella.

Hoy comentando este tema en la clase les explicaba a mis alumnas, que formarse para la inserción laboral no solo es adquirir conocimientos teóricos y prácticos, sino que también consiste en aprender a obedecer y a callar en determinadas ocasiones, y eso sí que se les hace un mundo.

Una alumna de aproximadamente 50 años, me contestó que ella no podía soportar ver sufrir a una compañera joven (aproximadamente de 20 años) y que estuvo a punto de no asistir a la clase de lo mal que se había marchado el día anterior.

Y el supuesto sufrimiento al que se refería, se había producido la siguiente en situación:

Al principio de la clase la profesora había repartido una preguntas del temario explicado en días anteriores a cada una de ellas y todas tenían que salir con su pregunta y responderla explicándosela a sus compañeras.

Esta alumna dijo que ella no salía, porque le daba vergüenza, y que saldría en otra ocasión pero que ahora no.

La profesora le dijo que tenía que salir igual que sus compañeras, y ante el apremio de la profesora la alumna salió al encerado y rompió a llorar diciendo que ella no quería hacerlo porque se ponía muy nerviosa y no sabía la respuesta.

Después de que se calmara, la alumna fue perfectamente capaz de responder la pregunta que le había tocado.

Pero según sus compañeras la profesora no debería haberla obligado a salir ni debía según ellas “Haberla llevado al límite de tener que llorar”

Y yo les dije, “Vosotras creéis que ella no tiene que aprender a superar sus nervios”.

“Qué va a pasar cuando tenga que acudir a una entrevista de trabajo o a una prueba de selección”

Si ahora, no puede enfrentarse a salir al encerado a explicar lo que sabe, como será capaz de responder ante las preguntas de un seleccionador de personal.

Que pasará cuando en el trabajo tenga que hacer una tarea que no le guste, que no sea de su agrado.

En fin, que mucho tienen que entrenar en el sufrimiento “Según ellas”, antes de poder acudir a una entrevista o a una prueba de selección de personal. Mucho tendrán que aprender a obedecer cuando se inserten en el mundo laboral.

“Que las situaciones de la vida les pillen confesados”

Porque de lo contrario, serán sufridoras profesionales, en lugar de ser trabajadoras y profesionales.

Publicado en Estrés Laboral, Experiencias y anécdotas, Gestión de Estrés, Reflexiones y etiquetado , , .

Victoria

Pasión por el bienestar de las personas en sus vidas y entornos laborales.
Formadora Experta en Técnicas de reducción de estrés y #Mindfulness.
Profesora de Yoga y Mindfulness
Autora del libro "Técnicas de reducción de estrés"-Ed.Bubok.es
Contacto: info@programadestres.com

Deja tu comentario, será siempre bienvenido