la vida es actitud

La vida es cuestión de actitud

La vida es cuestión de actitud

¿Cómo vivimos con las circunstancias que nos tocan?

Y hoy quiero compartir una reflexión con vosotros, los que seguís esta web aquí y a través de las redes sociales sobre cómo podemos vivir la vida con una actitud saludable o con una actitud perjudicial para nosotros mismos.

Habitualmente cuando entro en una clase, hago la siguiente pregunta:

¿Qué tal estáis?

Y como costumbre muchas veces la respuesta es:

¡Bueno!…

¡Estamos que nos es poco! ….

Con una actitud como de pesadumbre.

La vida es cuestión de actitud

Pero hoy sucedió algo especial y por eso quiero compartirlo con vosotros y os cuento la historia.

 

Antes de comenzar la clase de yoga, viene una joven, yo le calculé que tendría entre 30-35 años y me dice si puede probar la clase, a lo que le contesté que fuese al vestuario a dejar allí sus zapatos y que entrase.

Entonces me dice que ella sólo venía a ver porque en realidad es que estaba operada de columna, le habían fijado la L4 y L5 (vértebras  lumbares) con una placa metálica y tenía muchos dolores de espalda y también otras vértebras estaban ya dándole molestias, pero sobre todo tenía muchos problemas de ansiedad y no respiraba bien.

Le pregunté que le dijeron sus médicos, si le habían hecho alguna recomendación sobre lo que podía hacer o debía evitar. Entonces me comentó que le dijeron que hiciera vida normal.

Le comenté  que si quería podía entrar en la clase y participar haciendo aquello que pudiese, considerando que era ella la que tenía que poner el límite a su movimiento en función de lo que su cuerpo le permitiera en cada instante, sin preocuparse por lo que hicieran los demás.

Entonces se quedó bloqueada e insiste en que sólo quería ver.

Así que le respondía que no podía ver, si quería venir a probar una clase sí podía hacerlo porque viendo solo podía llegar a una conclusión errónea.

Entonces me comenta que vendría otro día.

Los alumnos habituales ya estaban dentro de la sala de prácticas, así que cuando entré les comenté:

¡Qué complicada es la vida para muchas personas! como si estuviese pensando en voz alta.

A continuación hice la pregunta habitual:

¿Qué tal estáis?

Y la respuesta esta vez después de la conversación que escucharon fue:

¡Bien, muy bien!

Así que me quedé mirándoles y sonreí, porque eso es lo que les digo que tienen que pensar.

¿Os dais cuenta lo dichosos que somos?

No tenemos unos problemas muy grandes, nuestra salud es razonablemente buena y sobre todo; después de escuchar a esta chica que se seguramente tiene muchas más dificultades que nosotros.

¡La vida es cuestión de actitud, así que cuando te entren ganas de quejarte piensa en lo bueno que tienes y que podrías no estar disfrutando!

Sólo nos damos cuenta de lo mucho que tenemos, cuando vemos que otros no lo tienen.
Es entonces cuando recuperamos el aprecio hacia aquello que por tenerlo se nos olvida valorar.

Así que te propongo que desarrolles la actitud de gratitud por lo que tienes, sin esperar a que te falte.

 

Publicado en Blog, Experiencias y anécdotas, Reflexiones y etiquetado , , , .

Victoria

Pasión por el bienestar de las personas en sus vidas y entornos laborales.
Formadora Experta en Técnicas de reducción de estrés y #Mindfulness.
Profesora de Yoga y Mindfulness
Autora del libro "Técnicas de reducción de estrés"-Editorial Bubok.es

Deja tu comentario, será siempre bienvenido