foto final curso Porriemprego -Programadestres

Cuando la experiencia da la razón a la innovación

Compártelo

Hace ya casi un año cuando por estas fechas terminaba de impartir formación para personas desempleadas que estaban realizando lo que se denomina “Competencias Básicas”, entonces yo impartía el módulo de “Inserción Laboral”, y la experiencia fue devastadora para mi ánimo y me explico:

Me encontré con jóvenes en su mayoría y otros no tanto que estaban absolutamente desesperanzados, que habían tirado la toalla y todo lo que les proponía les suponía tal esfuerzo que parecía que les estaba pidiendo que escalaran el Everest.

Entonces solo pretendía que aprendiesen el valor de la actitud en el proceso de búsqueda de empleo.

Y fue tal el impacto que me produjeron sus desganas e incredulidades,  que desde entonces creí que tenía que enfocarme en aportar una formación que yo creía más necesaria y previa a la búsqueda de empleo y que no era otra que enseñarles a “Gestionar sus emociones: estrés, ansiedad, miedo, frustración” y todos los etc que queráis añadirles.

Trabajé en el proyecto, le dí varias vueltas, no porque creyera que no podía desarrollarlo sino que además sabía que me encontraría antes de poder llevarlo a cabo con muchas otras barreras.

Esas barreras eran:  presentar el proyecto a los departamentos de empleo de Ayuntamientos y otras instituciones que gestionan formación para desempleados y conseguir primero que lo leyeran, después que lo creyeran interesante y necesario y por último que lo autorizaran y aportaran los fondos suficientes para llevarlo a cabo.

En todo este proceso que duró casi un año solicité el apoyo y colaboración de una persona que de empleo y desempleo sabe muchísimo y del trato con las personas que lo sufren también y no fue otro que @Xose Alberte Cea Rodriguez porque entonces mi idea me parecía tan necesaria como poco entendible para muchas instancias poco acostumbradas a salirse del camino trazado.

Así que cuando le pedí que leyera mi proyecto y sin ningún tipo de cortapizas me diese su opinión para corregirlo y mejorarlo allí se puso manos a la obra y de mis primeros 6 folios terminó en 2 folios llenos de ilusión y de ganas de llevarlo a cabo. Nunca te lo agradeceré bastante Xose Alberte.

Bueno pues por fin después de muchas buenas palabras, promesas y “nos gusta pero las autoridades no lo creen apto para la formación a desempleados” por fin conseguí que el concejal de empleo del Ayuntamiento de Porriño lo leyera y me dijese:

“Estoy totalmente de acuerdo contigo en la necesidad de esta formación, así que ¡quiero que lo pongamos en marcha ya!”

¿Cuándo puedes empezar?”

Entonces le dije medio en broma, espera, esta semana no, pero la que viene sí.

Así que el siguiente paso fue pensar en qué personas iban a ser las seleccionadas para esta prueba piloto y se decidió que serían a poder ser mujeres que llevasen mucho tiempo desempleadas, con pocos recursos y cuya situación emocional por el desempleo les hubiese hecho mella.

Cuando me lo contaron casi me asusté, porque sabía que podía ayudarles pero empezar con el alumnado tan difícil solo me cargó aún más de responsabilidad y respecto para aportar lo mejor de mi y conseguir mi objetivo al finalizar el curso que no era otro que aportarles herramientas que les ayudaran en su árido y complejo proceso de búsqueda de empleo.

Y todo esto os lo cuento porque ayer finalizó la formación y además de las encuestas de valoración que hicieron las participantes, y que fueron maravillosas todas ellas;  una alumna me envió este mensaje de valoración

Mensaje de valoración del curso de una participante

Y hoy creo que es de justicia reconocer primero como comenté la ayuda de Xose Alberte en pulir el proyecto, en sus recomendaciones y sus sugerencias. Gracias.

Y también es de justicia decir que el primer día que llegué a la clase les dije a las alumnas que sólo les pedía una cosa y que si no la aceptaban no necesitaban volver al día siguiente.

¿Tenéis ganas de cambiar vuestra situación?

Si respondéis que sí tenéis tarea todos los días para casa.

10 minutos como mínimo de práctica de lo que os enseñe en clase y no habrá escusas que valgan para no hacerlo.

Foto de fin de curso con las participantes en Porremprego- Programadestres

Y a la vista del resultado os prometo que aunque no todas,  la mayoría lo hicieron y es de justicia reconocerles el esfuerzo de su constancia.

Y yo ahora después del mensaje recibido me reafirmo en el título de este artículo

“La experiencia ha dado la razón a la innovación”

La formación para desempleados tiene que ser más amplia que sólo programas de conocimientos teóricos, que efectivamente son necesarios.

Para que esos conocimientos prosperen tienen que ser enseñados a personas motivadas y que crean en su futuro.

Publicado en .

Victoria

Pasión por el bienestar de las personas en sus vidas y entornos laborales.
Formadora Experta en Técnicas de reducción de estrés y #Mindfulness.
Profesora de Yoga y Mindfulness
Autora del libro "Técnicas de reducción de estrés"-Editorial Bubok.es

Deja tu comentario, será siempre bienvenido