Respiración para combatir el estrés

A pesar de que todos respiramos, lo hacemos de manera automática, y eso conlleva a que cuando estamos estresados lo hacemos de modo poco profundo y con una mayor frecuencia de la normal.

Una de las características de la respiración en el período de estrés es que se hace mas superficial porque así se aporta todo el oxígeno de modo rápido a los músculos que se preparan para la defensa o la huida.

Nuestro organismo tiene un sistema automático de respuesta al estrés, y es activar todos los recursos para el consumo inmediato, ya que si sobrevivimos a la excitación, será por la utilización de todos los recursos de manera inmediata.

Pero el problema viene cuando esa excitación es mantenida en el tiempo. Al igual que ninguna máquina puede estar trabajando al 100% durante todo el tiempo, nuestro organismo tampoco.

Cuando la situación de estrés pasa, nuestro sistema nervioso y por lo tanto la descarga de hormonas vuelven a su estado natural. Pero cuando la sensación de excitación y alarma no cesa, entonces estamos sobre exponiendo a nuestro organismo a un bombardeo de hormonas, como la adrenalina, noradrenalina y cortisol, que se convierten en perjudiciales y alteran todas las funciones biológicas de nuestro cuerpo.

Ahí interviene el que seamos conscientes de que esto está sucediendo y apliquemos de modo intencionado una respiración más profunda, tranquila y regular, para permitir de toda esa activación descienda a sus causes normales.

Está probado que a través de una respiración consciente y amplia influimos de un modo directo sobre nuestro sistema nervioso para permitir que se tranquilice.

“Daniel López Rosetti, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina del Estrés, confirma que la relación entre respiración y estrés tiene un fundamento científico. “La ansiedad provoca tensión muscular. Los terminales de los músculos captan ese mensaje y lo envían al cerebro, generando a su vez más tensión psicológica. Ese círculo vicioso se puede romper con la respiración”, asegura. Y explica que la respiración profunda contrae el diafragma y eso, por vía refleja, genera una relajación muscular. “¿Si se los recomiendo a mis pacientes? Sí, junto con la actividad física aeróbica y cuestiones nutricionales. La respiración es una herramienta formalmente indicada en el manejo del estrés“, concluye el especialista.”(leer artículo)

Así de sencillo y así de difícil es que aprendamos a utilizar una herramienta que todos poseemos para mejorar y disminuir nuestros estrados de estrés.

Publicado en Estrés y Ciencia, Estrés y Salud, Gestión de Estrés y etiquetado , , .

Victoria

Pasión por el bienestar de las personas en sus vidas y entornos laborales.
Formadora Experta en Técnicas de reducción de estrés y #Mindfulness.
Profesora de Yoga y Mindfulness
Autora del libro "Técnicas de reducción de estrés"-Ed.Bubok.es
Contacto: info@programadestres.com

Deja tu comentario, será siempre bienvenido