Resilencia

Autoconocimiento, un lujo o una necesidad

He conocido a lo largo de mi vida pocas personas que al finalizar sus carreras o al iniciar su vida laboral tuviesen claro lo que querían hacer en su vida.

Casi en todas las ocasiones vamos transitando por descarte, es decir, en la mayoría de los casos tenemos más o menos claro lo que no queremos hacer y así a saltos y guiados por los acontecimientos vamos realizando labores, profesiones o tareas.

Casi todo suele ser un devenir de acontecimientos, pero realmente pocas veces tenemos claro aquello que realmente nos apasiona: “nuestra semilla de oro”  y que nos llevaría a dar lo mejor de nosotros mismos .

Por esto que comento creo que muy pocas veces tenemos la oportunidad o nos la concedemos,  de pararnos y descubrir dentro de nosotros mismos que es lo que hay.

Yo me di cuenta que había descubierto lo que quería hacer tanto a nivel personal como profesional a través de la práctica del yoga y del  mindfulness, porque esos momentos de quietud y atención plena fueron dejándome ver todo lo que realmente quería y que me hacía feliz.

Desde entonces soy una firme defensora de estas prácticas y además después de formarme durante muchos años descubrí que también son efectivas  para muchas otras personas y en todos los ámbitos de la vida ya sea personal o profesional.

¿Y tú sabes cual es tu semilla de oro?

tu semilla de oro programadestres.com

Tu semilla de oro es la que te permite florecer aún en las peores circunstancias.

tiempo-limitado-vive-tu-sueño

Conectados a nuestra esencia

Es difícil en la mayoría de ocasiones sentirnos conectados con nosotros mismos porque desde que nacemos comenzamos a crear una imagen nuestra a través de las valoraciones de los demás y ésto puede crear conflictos internos y llevarnos a querer ser lo que los otros esperan de nosotros.

 

Thandie Newton lo expresa maravillosamente en este video cuando dice:

“Y esos pequeños detalles, opiniones e ideas se convierten en hechos, que servirán a la construcción de nosotros mismos, de nuestra identidad. Y ese sí mismo, se convierte en el vehículo para desplazarnos por nuestro mundo social. 

Pero el sí mismo es una proyección basada en las proyecciones de otras personas. 

¿Somos realmente así? ¿O como realmente quisiéramos ser? ¿O deberíamos ser?”

 

Cuando hacemos caso a lo que los otros esperan de nosotros podemos perder el conocimiento de lo que queremos ser en realidad desde nuestro fuero interno y cuando ésto se produce todo un mar de luchas y desgastes tendrán lugar en nuestra vida y nos impedirán estar conectados a nuestra esencia y por lo tanto nos hará más infelices.

“La lucha del sí mismo por su autenticidad y definición no tendrá fin a menos que esté conectado a su creador…a ustedes y a mí. Y eso puede suceder con la conciencia… siendo conscientes de la realidad de la unicidad y de la proyección de nuestra persona.

Podemos cambiar esta proyección externa y descubrir nuestra esencia “Si, sin lugar a dudas”.

Para este auto conocimiento podemos utilizar distintos instrumentos y  conectarnos a nosotros mismos a través de la conexión mente-cuerpo.

Las herramientas que yo utilizo son: Meditación y Yoga y a mí y a otras muchas personas les sirven, pero puede que tu tengas otras y quieras compartirlas dejando tu comentario.  

 

 

 

estoy muy ocupada

No gracias, estoy muy ocupada

Así nos comportamos cuando estamos estresados:

estoy muy ocupada

Yo te ofrezco las ruedas. ¿Seguro que no las quieres?

A pesar de ser una viñeta graciosa, no refleja más que una realidad para aquellas personas que están sufriendo unos niveles de estrés elevados y no son conscientes de ello.

 

Es duro caer

Soy el capitán de mi alma

Así termina el poema “Invictus” de William Ernest Henley, y al recordarlo hoy me vino a la memoria un curso que impartí donde me encontré con personas que no creían que podían cambiar su forma de actuar porque sentían que no  dependían de ellas mismas sino de los demas.

Su resistencia sobre este tema era tal que ni siquiera muchos de ellos quisieron realizar un simple ejercicio sobre el papel que propuse:

Les dijes que escribieran una lista sobre su rutina diaria, y después  que señalaran aquellas actividades que quizás pudiesen cambiar, ya fuera de prioridad, de forma de realizar etc. y como digo muchos de los participantes ni siquiera se plantearon hacerlo ya que argumentaban que no dependía de ellos, sino de otras personas.

¿Cuántas veces le otorgamos a los otros la potestad de nuestras circunstancias?

¿Cuántas veces delegamos la responsabilidad de crear nuestra propia vida?

 

“No importa cuán estrecho sea el camino,

ni cuán cargada de castigos la sentencia,

soy el amo de mi destino,

soy el capitán de mi alma.”


Creo que muchas más de las que nos gusta reconocer.

Solo desde el momento en que cambiamos nuestra forma de valorar nuestro propio ser y nos hacemos responsables de nuestra propia vida,  podemos empezar a comprender que la responsabilidad de nuestras emociones y circunstancias son sólo nuestras.

Podemos no estár de acuerdo o en consonancia con lo que los otros hacen o dejan de hacer, pero sí podemos cambiar la emoción que los otros producen sobre nosotros mismos, y desde luego podemos ser dueños de nuestra propia vida, porque somos los capitanes de nuestra alma.

¿Qué opináis?

 

gestión-estres-laboral

¿Como combatir el estrés?

Ante la pregunta de ¿Cómo combatir el estrés? me gustaría relatar la respuesta del Dr. Pelletier cuando le preguntaron como se podía afrontar el estrés y que creo que puede ser clarificadora:

“Si yo fuera un excelente instructor de piano y alguien viniera a mí para aprender tan difícil arte, les puedo asegurar que dicha persona tendría un piano en su casa y alrededor de 3 horas al día para poder ensayar cada tarde.

En el estrés nos gustaría que ocurriera algo similar; sin embargo, las personas se acercan a los profesionales del estrés esperando un milagro y con poca disposición para trabajar duro”. 

La clave principal y primera es que la persona tome conciencia de su nivel de estrés, que reconozca que ese nivel le está afectando en el desarrollo de su vida, y que le está afectando a su salud, y a partir de ahí tomar la firme decisión de buscar ayuda de un profesional especialista en el tratamiento y reducción del estrés y comprometerse con su tratamiento o terapia.

Para reducir el estrés, hay que adoptar un cambio de ritmo y de algunas de las costumbres o de las rutinas diarias, introduciendo el ejercicio físico adecuado a cada individuo, en la disciplina que más le atraiga a cada persona.

También existe una clave importante: hay que aprender a decir “no”, de modo asertivo, pero firme, ya que en la mayoría de los casos las personas nos comprometemos con más cosas que las que podemos asumir de un modo saludable para nuestro cuerpo y nuestra psique, y estos compromisos por norma general surgen de la propia necesidad de la persona, que quiere controlar todo lo que sucede a su alrededor, que es hiperactiva, o perfeccionista en exceso.

gestión-estres-laboral

Imprescindible en el trabajo la gestión de estrés

¿Ejercicios sólo físicos o también psicológicos?

Está claro que todo ejercicio físico por sí mismo ya produce un cambio psicológico, porque se liberan una serie de hormonas en nuestro cerebro que propician otros cambios de hábito que se pueden adoptar, pero también es necesario la constancia en la práctica, ya que cualquier práctica, por ejemplo el yoga, no es el ansiolítico que se toma y a la media hora ya ha hecho efecto, necesita de una práctica continua y gradual para ver los resultados.

¿Solo o guiado por un profesional?

Al principio cuando uno aprende cualquier técnica es imprescindible la guía de un profesional cualificado, ya que esta persona corregirá los errores que podemos cometer, y que como no se tiene conciencia del propio cuerpo, el practicante es incapaz de apreciar, y además es imprescindible también porque sin saber el practicante se puede dañar, ya que no todo el ejercicio o práctica de yoga u otra disciplina es adecuada para todo el mundo. Un profesional cualificado realizará las variantes correspondientes y adaptaciones necesarias a las particularidades morfológicas o patológicas de cada practicante.

Cómo combatir el estrés-entrevista victoria revista psique

el secreto esta en las ganas

Organigrama de la felicidad

Hablando en términos de programación informática se denomina organigrama a una estructura gráfica que define la sucesión de eventos, elecciones y acciones por las que va a discurrir el código fuente para llegar a una u otra opción que deseamos que se ejecuten con la acción del usuario de la aplicación.

De hecho los organigramas, aunque su principal uso sea facilitar la compresión de problemas complejos, se realizan antes de llevar a la práctica la solución a ese problema, para intuir las posibles relaciones y fallos que el diseño pueda tener en su funcionamiento.

Todo organigrama tiene un inicio y  único  final,  pero en función de nuestra recorrido el final estarán en un lugar u otro ya que cuando tomamos un camino el resto de las ramas o alternativas no llegan a ejecutarse  y por eso este esquema me recuerda a esos organigramas informáticos de cuando estudiaba programación.

Teníamos que pensar en todas las opciones y o variables que se podrían presentar durante el desarrollo del mismo y darles una solución (un final)  o abrir una nueva vía de selección que discurriría por una nueva rama y elección y así hasta el dichoso fin.

El organigrama de la felicidad es lo mismo, uno puede escoger entre distintas ramas de elecciones, todas ellas van a llegar a un final pero a ese final sólo llegarás por  una de ramas que tu decidas.
La diferencia aquí es que sólo una vía va a permitirnos llegar a un fin último que no es otro que el de ser felices.

organigrama-felicidad-programadestres

Organigrama de la felicidad, tu decides que camino recorres para llegar a la respuesta final

 

 

 

 

 

 

Si nunca has fracasado es que nunca has hecho nada

Es una frase que muchas veces comparto con mis alumnos y que creo que es importante interiorizar, el fracaso es necesario para el aprendizaje de la vida y para el crecimiento.

En este vídeo podemos ver algunas historias de personas que fracasaron. ¿Y qué?

El pensamiento y su poder, en lo que pienses te convertirás.

Esta mañana les comentaba a mis alumnas una frase que se le atribuye a Henry Ford y es la siguiente:

“Tanto si crees que puedes, como si crees que no, en ambos casos tendrás razón”

Y esta frase sólo sintetiza el poder que tiene nuestro pensamiento, y me viene a la memoria un libro que  Swami Sivananda escribió y que aquí os dejo por si os interesa echarle un vistazo y sacar vuestras propias conclusiones (Leer.Sivananda, Swami – EL PENSAMIENTO y su poder)

 

En algunos aspectos para el lector ajeno a la práctica del yoga es posible que le suene estridente algunas de las afirmaciones que Sivananada escribió, pero como en todo lo que uno lee, debe aprovechar no al pie de la letra lo que se dice sino extraer de él la idea global, y para mi no tiene desperdicio.

 

Lo dejo a vuestro criterio.