La felicidad en el trabajo

Hoy asistí a un taller en la Universidad de Vigo InCuvi , impartido por Belén Varela y Juan José Romero, y es siempre estupendo coincidir con personas que trabajan para las personas y para permitir que nos demos cuenta de que la felicidad personal sólo depende en un 10% de las circunstancias que nos rodean.

 

Además nos dejaron otro gran dato que a veces también se nos olvida:

“Las empresas son las personas”

Los objetivos de las personas y los Objetivos de las empresas tienen que buscar el punto de encuentro porque uno sin el otro no puede desarrollar valor ni para los unos ni los otros.

 

Con pequeños gestos es imprescindibles apreciar la labor de las personas que son las que marcan la diferencia entre la calidad y la Excelencia de una empresa.

“Tarde o temprano tecnología y máquinas estarán a disposición de todas las empresas, la única diferencia… ¡la marcarán las personas!”

Que importante es que no se nos olvide ésto, da igual el lugar que ocupemos dentro de las organizaciones, las máquinas no pueden crear, sólo reproducir patrones de trabajo, sólo la creatividad y el valor añadido nace de las personas que están comprometidas con su trabajo, se motivan con el logro y además a través de esos logros, son FELICES EN EL TRABAJO.

 

Las empresas cuyos trabajadores son felices con lo que hacen son mucho más rentables y eficaces en su trabajo que las demás, es una cuestión de economía  y resultados.

Nuestras expectativas pueden dificultarnos ser felices

Paciencia o empatía

En más de una ocasión algunos alumnos me comentaron que tengo una paciencia infinita, que ellos no serían capaz de poder aguantar tanto algunos comportamientos de sus compañeros en clase y esta afirmación me llevó a pensar que efectivamente tengo mucha paciencia.

Pero ahondando en el análisis, he llegado a alguna conclusión que difiere bastante de su apreciación.

En realidad no es que tenga mucha paciencia, que a priori puede parecer, sino que lo que sí he conseguido y consigo habitualmente es desarrollar la empatía con mis alumnos o personas cercanas.

Ayudar a vencer las dificultades

Entender las dificultades y emociones de los demás te ayudan a crecer

 

Y para ello creo que es bueno definir concretamente el término empatía:

Wikipedia: En la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, es la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir. También es un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra.

 La empatía otorga habilidad para comprender los requerimientos, actitudes, sentimientos, reacciones y problemas de los otros, ubicándose en su lugar y enfrentando del modo más adecuado sus reacciones emocionales.

Y en qué se diferencia externamente una capacidad de la otra, creo que externamente pueden caber diferencias poco reconocibles, pero a nivel interior y de emociones la diferencia bajo mi punto de vista es inmensa.

Yo trato de comprender y percibir las necesidades de mis alumn@s para poder ofrecerles dentro de mis conocimientos y capacidades lo que ellos necesitan en cada momento, y siempre pienso que es lo que me están solicitando antes de hacer ningún juicio de valor sobre dicha demanda.

Y a veces esta actitud puede inducir a los demás a pensar que una tiene una inmensa paciencia, pero en realidad la empatía genera una mayor capacidad de comprender a los demás y de ponerse en su lugar, de percibir como se sienten, y que sienten; éste es una de las grandes diferencias.

La empatía además me ayuda a mi como persona a crecer, ya que si soy capaz de ponerme en el lugar del otro también me permite comprender sus dificultades y inquietudes, y como digo es un gran regalo para mi.

Y os preguntaréis ¿cómo se desarrolla o se aprende la empatía?

En mi caso es un producto de la práctica del yoga. Durante algunos momentos de mi vida he pasado por situaciones difíciles a nivel emocional y físico, y justamente con la práctica de yoga en esos momentos he aprendido a aceptar mis limitaciones, mis frustraciones, y impotencia de no poder realizar la práctica a la que estaba acostumbrada.

Y justamente debido a esas experiencias vividas en primera persona, aprendí lo importante que es, que el docente entienda a sus alumn@s, que los ayude dentro de sus posibilidades para vivir dichos momentos con una menor frustración y una mayor aceptación.

En los momentos buenos generalmente no necesitamos la ayuda de los demás, es en los momentos difíciles cuando la ayuda del otro se hace más imprescindible y gratificante.

Los que tienen muchas facilidades muchas veces se olvidan o no son capaces de comprender a aquellos que no las tienen, y eso en muchas ocasiones lleva a que se produzcan situaciones mucho más incómodas para las personas que tienen alguna limitación porque les hace sentirse aún más limitados viendo la facilidad que tienen los demás.

Tus neuronas y las mías

Tus neuronas y las mías si pueden comunicarse a través de la empatía. Pruébalo.

Así que si os apetece os invito a desarrollar la empatía en todas las situaciones de la vida, porque podéis creerme que la gratificación personal que ello supone es mayor aún cuando ves que has conseguido que el otro se siente aunque sea por un momento un poco mejor a través de tu comprensión.

 

Procesamiento multi-tareas o dispersión mental por estrés

Proceso multitarea

Instrumentos que trabajan en multi tareas

¿Estamos procesando en modo multi-tareas o realmente lo que estamos haciendo es confundir a nuestro cerebro con una enorme dispersión que nos hace improductivos?

Casi todos sabemos que los ordenadores se crean copiando el modelo humano en muchos de sus aspectos, y hoy en día casi todos los procesadores de ordenador son multi-tarea, es decir que pueden realizar más de un proceso al mismo tiempo.

En realidad la mayoría de los procesadores no realizan varias tareas a la vez, sino que lo hacen tan rápido que esa es la sensación que nos trasmite al usuario, pero lo que hacen es segmentar los tiempos que dedica a cada tarea y realiza de una en una en millonésimas de segundo.

Y por que utilizo este ejemplo, pues porque me gustaría analizar la delgada línea roja que separa la multi tarea de la dispersión mental que se produce en nuestro cerebro saturado por estrés.

Hace no mucho tiempo se había publicado un estudio donde se ponía de manifiesto que las mujeres tenemos la capacidad de resolver varias tareas a la vez, y no voy a entrar en la lectura feminista que se podría sacar de este estudio, sino que quiero poner de relieve la delgada línea que que separa el procesar en modo multi tareas que casi todos hoy en día tanto mujeres como hombres realizamos por la presión del entorno en que nos movemos, de lo que nos lleva a la dispersión mental.

La principal diferencia es que cuando procesamos varias cosas a la vez, lo realizamos justamente segmentando nuestro tiempo dedicado a cada tarea, pero cuando tenemos un exceso de tareas a realizar esta urgencia nos lleva a que se produzca la dispersión mental, este es realmente el efecto que nos produce el estrés.

Y continuo utilizando el símil de los ordenadores porque me parece una metáfora bastante clara.
Cuando tenemos demasiados programas abiertos en el ordenador, todos los usuarios sabemos que el ordenador se colapsa y se vuelve lento en el mejor de los casos, en el peor se pone tonto y los programas no responden.

Lo mismo pasa con nuestra mente, cuando perdemos la capacidad de objetivizar y priorizar, todo se vuelve confuso, nos ponemos a realizar demasiadas tareas a la vez y el resultado es que nos queda la sensación de que no hemos hecho nada de provecho, que el tiempo no nos rinde y se nos ha escapado de las manos sin control.

De verdad, cuando perdemos el enfoque en el objetivo, o cuando nos ponemos demasiados objetivos sin poder cumplir casi ninguno de ellos o los realizamos con un desgaste de energía tal que nos deja exhaustos,  debemos empezar a pensar seriamente que el estrés nos está haciendo mella, y deberíamos empezar a tomar medidas serias y buscar herramientas que nos ayuden a reducirlo.

 

Un relato inspirador de como nos podemos reinventar

Hace algunos días unas compañeras me remitieron es video y me parece impresionante la capacidad que tenemos para reinventarnos y que a menudo no explotamos.

Os lo dejo para vuestra reflexión.

 

Things Which Didn’t Exist | Toño Chouza from Focus Forward Films on Vimeo.

la salud si tiene precio-programadestres

La salud si tiene precio

Estrés remunerado: un gerente del HSBC sufrió agotamiento mental y depresión y ahora será indemnizado con $700.000

¡La salud no tiene precio!

Esta frase tan manida la solemos oír generalmente cuando no tenemos salud, o cuando nos hemos recuperado de una enfermedad, pero creo que no deja de ser un lugar común.

El otro día una compañera de Linkedin comentaba  lo siguiente sobre un artículo que compartí:

Partiendo de que es triste verse desempeñando un trabajo que te causa estrés sabiendo que gran parte de nuestro tiempo de vida lo dedicamos al trabajo; partiendo de que está demostrada la relación entre el estrés y muchas patologías que desencadenarán la muerte cabe preguntarse:
 
¿Hasta qué punto somos, cada uno, responsables de lo que nos pasa?
¿Es que no nos queremos lo suficiente?
¿Es que no entendemos que por mucha fuerza mental que tengamos al final el CUERPO es el que pone el límite el que dice ” basta, hasta aquí llegamos?
 

Y creo que efectivamente esto es así, pero también creo que es necesario citar otro punto de vista y es el siguiente:

Estamos inmersos en una vorágine de la cual es muy difícil escapar, donde para vivir en el mundo que nos ha tocado se hace necesario estar en la carrera constante de dar más, tener más, conseguir más, trabajar más, etc, etc.

 

Y,  a ser posible todo esto en el menor tiempo posible.

Hace años yo comentaba en una sobremesa que me gustaría trabajar de un modo diferente porque no era necesario estar 10 horas diarias en el trabajo para ser productivo, sino más bien al contrario, y que aunque yo quisiera hacerlo no podía ya que en la empresa donde estaba trabajando entonces era una práctica habitual que desde la central llamaran 1 hora después de finalizado el horario de trabajo con cualquier escusa, y como única finalidad la llamada era simple y llanamente una medida de presión para que el personal estuviese a esas horas en la oficina.

probabilidades-estres-enfermedad-programadestres

A nadie le preocupaba que estuvieses leyendo una revista o charlando con los compañeros, sólo se quería constatar la presencia.

Esta política que creo absolutamente errónea aún sigue existiendo en muchas empresas y sectores empresariales, y si los trabajador@s no responden o no están,  son mal vistos y ello tiene unas nefastas consecuencias para ellos.

Por lo tanto es verdad que es imprescindible que aprendamos a dedicar un tiempo a nuestra salud haciendo deporte, yoga, música, lectura o aquello que mejor nos permita desconectar y rebajar los niveles de estrés, pero también es necesario que las mentalidades empresariales cambien.

Un trabajador/a que se ve obligado a estar por estar desarrollará un sentimiento de desgana por su trabajo y su empresa, bajará su ritmo de producción, y desde luego no es buena política de motivación e implicación con los objetivos perseguidos por la empresa.

Para iniciar el 2013

 

 

Inteligencia Emocional y yoga

Cada día es más utilizado a nivel coloquial el términoInteligencia Emocional, ¿pero realmente sabemos de que se trata?

Para dar alguna noción básica a aquellos que no lo tengáis claro:

 

Inteligencia emocional

 

Pues bien, esta inteligencia emocional es la más buscada por las empresas en sus trabajadores, colaboradores y candidatos.

¿Por qué se busca esta competencia?

 

Porque es la que nos permite superar las dificultades, crear ambientes de trabajo agradables, expresar nuestras emociones sin perjudicar las de los que nos rodean, nos permiten además sobreponernos a los fracasos, a nuestras imperfecciones y a las de los demás.

En definitiva, nos permite permanecer en equilibrio emocional con nosotros mismos y con la sociedad y personas que nos rodean.

«Las mujeres emocionalmente inteligentes tienden a ser enérgicas y a expresar sus sentimientos sin ambages, tienen una visión positiva de sí mismas y para ellas la vida siempre tiene un sentido. Al igual que ocurre con los hombres, suelen ser abiertas y sociables, expresan sus sentimientos adecuadamente (en lugar de entregarse a arranques emocionales de los que posteriormente tengan que lamentarse) y soportan bien la tensión. Su equilibrio social les permite hacer rápidamente nuevas amistades; se sienten lo bastante a gusto consigo mismas como para mostrarse alegres, espontáneas y abiertas a las experiencias sensuales. Y, a diferencia de lo que ocurre con el tipo puro de mujer con un elevado CI, raramente se sienten ansiosas, culpables o se ahogan en sus preocupaciones».(Fuente Wikipedia)

Y por qué traigo esto a colación en este post, pues bien os contaré el motivo:

Actualmente estoy realizando un curso para Directivas y Ejecutivas – Executivas de Galicia  Programa Executivasy dentro de una de las fases de este curso, muy interesante por cierto es realizar un test de Inteligencia Emocional para así poder tener un parámetro de auto evaluación, y conocer cuales son nuestras fortalezas y debilidades a nivel emocional.

Pues bien, una vez realizado este test el resultado me ha sorprendido:

 

Resultado de coeficiente en IE= 116, según ésto,  el nivel de inteligencia emocional medio está en el 68%, me sorprendido mi resultado, quizás no sea el término exacto, sino mas bien diría que el resultado obtenido es el fruto de una evolución personal, pero analizándolo más en profundidad  he llegado a la conclusión de que mi práctica y estudio del yoga ha sido el motor de dicho crecimiento, y me resulta muy gratificante ver ahora los resultados.

Escala de medición del cociente en Inteligencia Emocional