Mindfulness o Atención Plena

Esta mañana estuve atendiendo a una conferencia a través de la plataforma de la UNED impartida en la Universidad de Canarias, en la Facultad de Psicología, y me quedé perpleja con la conferenciante.
Cuando le pregunté que instrumentos o herramientas utilizaba ella para llevar a cabo la atención plena, primero respondió que no sabía bien a que me refería, por lo que  le envié otro comentario indicándole que me refería a que si practicaba la meditación o el yoga o que otra práctica y me respondió que el Mindfulness o atención plena no es meditación.

 

Otro comentario que hizo otra de las profesoras encargada del evento, comentó que ella practicaba la atención plena sin meditación, porque sus rodillas no le permitían estar sentada en el suelo con las piernas cruzadas.

“Creo que esta profesora no asistió a ninguna meditación guiada por un profesional, sino se hubiese enterado que para meditar no es necesario ni hacerlo sentado en el suelo ni con las piernas cruzadas”


Así que ante estas aberraciones, he buscado y os dejo aquí un video de John Kabat-Zinn traducido al español para que no os lleven a ningún tipo de engaño algunos “expertos psicólogos que ahora se dedican a relatar las bondades del Mindfulness sin tener un conocimiento profundo del tema.”

Que mejor para poder borrar conceptos erróneos que escuchar a uno de los impulsores del “Mindfulness”

La matriz de la vida

LA MATRIZ DE LA VIDA -www.reconexion.org – DOCUMENTAL COMPLETO – THE LIVING MATRIX from www.reconexion.org on Vimeo.

No sé bien por donde me llegó este link pero desde luego me parece impresionante, y cuando menos una buena ocasión de aperturar nuestra mente a nuevos concepto.

Moldeando nuestro cerebro

Este vídeo  “¡Entrena tu cerebro, tu mente puede cambiar!”emitido por REDES me parece muy interesante, ya que como sabéis me dedico a la formación, y sobre todo a la formación de adultos.

“Cada habilidad aprendida, cada lengua estudiada, cada experiencia vivida reconfigura tu mapa cerebral; y es que el cerebro es un órgano moldeable preparado para un sinfín de actividades”

Pues bien, tanto en la formación de gestión de estrés, como de gestión del tiempo, uno de los factores que nos pueden aliviar es aprender a interpretar nuestro mundo y nuestro lugar en el mismo de un modo diferente para evitar el estrés, y muchos alumnos creen que no se pueden aprender técnicas nuevas cuando uno es adulto.

Y ahora por fin ya tenemos el respaldo de la neurociencia para demostrar a todos aquellos que no quieren seguir formándose no solo intelectualmente sino emocionalmente, que si no lo hacen no es porque no sean capaces, sino que es porque no quieren,  lo que fomenta este aprendizaje es el contacto con otras personas con el mismo interés.

Por favor, tengas la edad que tengas, sigue formándote intelectual y emocionalmente, si quieres, puedes.

Nuevo lenguaje en Recursos Humanos

Las crisis  hay que endulzarlas con humor e ironía.

* Especialista en Logística de Documentos (Mensajero)
* Especialista Avanzado en Logística de Documentos (Mensajero Con Moto)
* Consultor de Asuntos Generales y No Específicos (Adivino, Brujo, Lector De Cartas)
* Técnico de Mercadeo Dirigido (Repartidor de Volantes)
* Especialista en Logística de Alimentos (Mozo)
* Coordinador de Flujo de Actividades de Genero Deportivo (Vago)
* Abastecedor Logístico en Lugares de Alta Concentración (Vendedor de Sándwichs en Estadios     Deportivos)
* Distribuidor de Productos Alternativos de Alta Rotación (Vendedor Ambulante)
* Técnico Sanitario de Caminos Públicos (Barrendero)
* Director y Conductor de Estrategias Operativas en Actividades de Grupos (Fiestero)

 

Inteligencia emocional y cociente intelectual (I)

Hace ya algunos años, cuando todavía no había oído hablar nunca sobre la Inteligencia Emocional (IE), me preguntaba aún siendo muy jovencita, como era posible determinar la inteligencia de una persona por ejemplo que no tuviese estudios formales.

Es decir, cuando de pequeña me hicieron alguna vez un test de cociente intelectual, y me hicieron varios cuando iba al colegio, yo siempre tuve la curiosidad de cómo dichos test podían medir la inteligencia de todo el mundo.

Sin ir más lejos, tenía un ejemplo en casa; mi padre fue un hombre que no tenía estudios reglados ya que vivió su infancia en la post guerra civil española, y no había podido ir al colegio más que algún día aislado cuando hacía mal tiempo y no podían trabajar en la campo.

Sin embargo fue un estudioso auto-didacta, y sus conocimientos generales eran bajo mi punto de vista amplísimos cuando yo era pequeña, y cuando crecí sus conocimientos culturales seguían siendo importantes, porque sobre todo era una persona a la cual le gustaba leer y cuando tenía alguna duda o curiosidad recurría a los libros que habían comprado en casa para nosotros.

Con frecuencia cuando no estaba trabajando, podía verlo con un tomo de alguna enciclopedia en la mano, y tenía una memoria fantástica, sabía historia con las fechas de los acontecimientos más importantes de la Contemporánea, sabía geografía, y tenía una cultura general que a más de uno nos gustaría tener.

Pues bien, retomando esto de la inteligencia, yo siempre consideré a mi padre un hombre inteligente y culto, pero seguramente no superaría ningún test de cociente intelectual, porque sus conocimientos no eran de lógica, ni de matemáticas, sus conocimientos eran vivenciales. Tenía una inteligencia natural para interactuar con su entorno, y una inteligencia emocional que le permitía tener una fácil comunicación con todo aquel que se acercaba a hablar con él.

Y resulta que ahora después de haber guardado esa curiosidad en mi subconciente, encuentro la respuesta en el estudio de la Inteligencia Emocional, y en el reconocimiento de los científicos que muchas de las personas con cocientes intelectuales más elevados (mayor de 150) resulta que no son tan inteligentes como les habían hecho creer.

¿Que pasó con su inteligencia?

La investigación realizada a nivel mundial por The Consortium for Research on Emotional Intelligence in Organizations, arrojó un resultado sorprendente y vinculado a nuestro Cociente de Éxito: el mismo se debe un 23% a nuestras capacidades intelectuales, y un 77% a nuestras aptitudes emocionales.

¿Por qué algunas, con alto coeficiente intelectual y que se destacan en su profesión, no pueden aplicar esta inteligencia en su vida privada, que va a la deriva, del sufrimiento al fracaso?

 

La Inteligencia Emocional se puede cultivar

  • Trabaje la empatía, ábrase a los demás. Obsérveles y escuche. Fíjese en sus gestos, en su mirada, en su forma de hablar. Aprenda a sentir lo que ellos sienten.
  • Cultive el autocontrol, pero sin suprimir las emociones. Observe y analice hasta qué punto esos sentimientos son eficaces para algo. O si le hacen daño.
  • Analice sus tensiones e instintos. Sin reprimirse, ponga orden y canalícelos.
  • Rebobine. Después de una discusión o de un día triste, pregúntese por qué. Si su reacción fue proporcionada, si merecía la pena haberse comportado así, …
  • Busque oportunidades para reir. La risa y el buen humor nos hacen más felices. Y, además, parece que alargan la vida.
  • El placer ayuda a vivir mejor las emociones. Búsquelo. Los instintos reprimidos dan lugar a agresividades desplazadas.
  • El mundo no se acaba hoy ni aquí. En situaciones graves o dramáticas, mire hacia detrás (recuerde momentos de plenitud, todos los hemos vivido) y hacia delante (vendrán más). Sobran los motivos para luchar. Un sólo instante de felicidad, aunque sea dentro de un año, merece el esfuerzo que seamos capaces de hacer ahora.

 

 

No necesitas pedir permiso ya eres libre

TU ERES EL RESULTADO DE TI MISMO

 

Este es el extracto de un poema que acabo de leer y me parece además de muy interesante un buen punto de partida para propiciar un auto análisis.

"No culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie porque
fundamentalmente Tú has hecho tu vida.

Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor de
acusarte en el fracaso para volver a empezar, corrigiéndote.

El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.
Nunca te quejes del ambiente o de los que te rodean, hay quienes en tu
mismo ambiente supieron vencer, las circunstancias son buenas o malas
según la voluntad o fortaleza de tu corazón.

No te quejes de tu pobreza, de tu soledad o de tu suerte, enfrenta con
valor y acepta que de una u otra manera son el resultado de tus actos y
la prueba que has de ganar.

No te amargues con tu propio fracaso ni se lo cargues a otro, acéptate
ahora o seguirás justificándote como un niño, recuerda que cualquier
momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para
claudicar.

Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu
fracaso."

Que fuerte no, en realidad

¿Alguna vez nos atrevemos a decirnos a nosotros mismos estas palabras?

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 1.959 suscriptores

Tengo control sobre mi vida…

“La presión de los puestos de responsabilidad puede ocasionar serios trastornos de salud y perjudicar la vida familiar de quienes los ocupan .”

 ¿Cómo manejar esa presión? ¿Cómo contrarrestar los efectos negativos del éxito? La terapia de María Jesús Álava empieza por un buen análisis de autoconocimiento:

«Cómo soy, qué es lo que necesito para vivir y qué es lo que me gustaría tener, pero de lo que podría prescindir.

Hay que diferenciar muy bien la necesidad del deseo: si el deseo por ser el número uno lo transformas en una necesidad, caes en una trampa mortal».

En segundo lugar, la psicóloga recomienda un análisis objetivo sobre las exigencias del puesto: dónde me lleva y qué repercusiones tendrá en mi vida personal. «Hay mucha gente que se engaña, piensa que todo cambiará. Pero tienen que tomar medidas y hacerse unas preguntas clave:

¿Tengo control sobre mi vida? ¿Puedo, mañana, cambiar de posición y seguir sintiéndome bien?

Sigue leyendo

Generamos nuestro propio estrés

El día previo a Reyes, es decir el 5 de enero, como tuve la mañana libre, por casualidad entré en una perfumería del centro de Vigo, ciudad donde vivo, y después de estar un rato buscando algunas cosas de higiene que había ido a comprar estuve haciendo cola en caja, y ese tiempo me dió para observar y pensar.

Mientras estaba esperando mi turno observé la compras de los que estaban delante de mi y por un momento pensé, 

“Hemos perdido el norte”, una de las personas a la que le estaban cobrando 2 cosas, que no llegué a distinguir sumó un total de 259 € y por supuesto se los ivan a envolver para regalo.

Dios con ese dinero cuantas personas en el mundo comerían durante todo el año. 

Como no nos vamos a estresar, hemos perdido el norte de nuestras necesidades, cada vez anhelamos más cosas, que a su vez nos empujan a trabajar más para conseguirlas, y cuanto más trabajamos más cosas tenemos, pero en realidad más vacíos estamos y más solos nos sentimos, y como no sabemos muy bien porque estamos así consumimos aún más cosas buscando llenar los enormes vacíos interiores.

Me pregunto entonces: ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

La respuesta no la sé, pero sí sé que es preciso parar.

Ahora todos estamos atemorizados con la Crisis económica, pero en realidad seguimos viviendo en un país privilegiado, y me viene a la memoria un cuento yóguico:

“Lo que podrías conseguir”

 

Espero que nos haga reflexionar a todos