Taller de relajación en Aje Galicia

Taller práctico Gestión de Estrés en Aje Galicia

Taller Gestión Estrés en Aje Galicia

Taller gestión de estrés en Aje Galicia

Buenos días a tod@s, me complace enormemente haceros la invitación a participar en el próximo “Taller de Gestión de Estrés” patrocinado por Aje Vigo

Aje Galicia

“Taller práctico Gestión Estrés” patrocinado por Aje Galicia

El evento tendrá lugar el próximo Jueves 11 de Julio a las 19.30 hrs. en el Hotel Bahía de Vigo y será en un marco incomparable ya que si el tiempo nos acompaña los haremos en una de sus terrazas con vistas a la Ría de Vigo.

 

Espero veros allí, será un encuentro maravilloso para poner en práctica algunas técnicas que os faciliten la gestión de estrés en vuestro día a día.

 

¿A quién va dirigido?

Emprendedores, empresarios y trabajadores a quienes el estrés les bloquea en su trabajo, les hace menos productivos y les perjudica en su vida diaria.

¿Para qué te sirve este taller?

Para tomar conciencia de lo que el estrés está produciendo en tu cuerpo. (Contracturas, insomnio, dolores de cabeza, ansiedad)
Para poder aprender algunas herramientas eficaces de gestión de estrés para tu vida diaria. (Desbloqueando tu mente para la acción)

¿Cómo lo lograrás? 

  • – Tomando conciencia de tu respiración.
  • – Dándole a tus músculos la posibilidad de descontracturarse.
  • – Aprendiendo un respiración específica para la calma.
  • – Adoptando la postura que te permita una relajación adecuada
  • – Practicando la relajación que te voy a proponer.

 

Precio asociado: gratuíto
Precio no asociado: 12 euros

Inscripciones: mandando un mail a comercial@ajegalicia.es con vuestros datos:

– Nombre
– Apellidos
– Teléfono
– Datos de acompañante(s)
– Resguardo de la transferencia bancaria en la cuenta: 2080 5000 69 3040287681 (en caso de no asociado)

Plazo para inscribirse: miércoles 10 de Julio 14:00h.

PLAZAS LIMITADAS

Para cualquier duda o consulta, podéis poneros en contacto con Aje Galicia en el 986 226 053.

 

 

¿Qué beneficios te aporta el yoga en tu vida diaria?

La semana pasada lancé esta pregunta en Facebook y también os la propongo aquí porque me parece importante que las personas que lo practican compartan sus experiencias sobre los beneficios que les aporta el yoga en su día a día.

Y ésta es la experiencia que una alumna mía escribió en mi muro:

 

Anna Pa Uf! tantos…. yo empecé a practicar Yoga en un momento de atasco de mi vida…. mi cuerpo se quejaba con tremendas migrañas de que algo le estaba agobiando y mucho.
En el tiempo que llevo practicando las migrañas han desaparecido, pero este no es el único beneficio, encuentro en las clases ese momento en el que me encuentro conmigo misma y con mi cuerpo, con la serenidad que el día a dia no nos deja tener….me siento mucho más flexible, mucho más fuerte, mucho más constante…. y hasta mis hijos me dicen que desde que practico Yoga estoy de mejor humor!  El Sábado a la(s) 15:35
Si queréis seguir este tema podéis seguir este link

Herramienta de transformación: La meditación

Siguiendo con los artículos ¿Es posible cambiar? y Herramientas para el cambio, quiero seguir aportando herramienta de cambio y transformación y una de las más importantes bajo mi punto de vista es “La Meditación”.

Seguro que muchos de vosotr@s habréis leído o escuchado hablar de meditación, y os haréis muchas preguntas al respecto de esta técnica que tiene muchas vertientes y beneficios.

Y también aquí me gustaría hacer referencia al testimonio de un emprendedor Angel María Herrera que ha iniciado la practica de meditación y ya ha descubierto sus beneficios.

Como bien dice Angel en su artículo la meditación le permite ver con mayor claridad aquellas ideas que puede aplicar a su negocio y a mi me ha pasado algo semejante.

Para mí la práctica de la meditación empezó hace años y poco a poco me fue transformando y ésto no es pura metáfora os lo aseguro.

Yo soy una persona muy inquieta y cuando empecé a meditar como a todo principiante me parecía que no tenía sentido aquello de estar sin hacer nada durante al menos 5  minutos más que observar mi respiración.

Además de lo incómodo que era que justo en ese momento en lugar de tranquilizarme, venían a la mente infinidad de pensamientos del pasado y del futuro; todos los planes y proyectos se presentaban sin control, todas las actividades pasadas igual.

Era justo el proceso inverso a la idea que yo me había formado de la meditación, como un remanso de paz interior y tranquilidad mental.

Lo que en aquel momento no sabía aún era como funcionaba mi mente y la de todos en esos momentos de supuesta quietud mental.

Recreación dinamismo mental

Recreación del dinamismo cerebral

¿Y si esto es lo normal para qué seguir practicando?

Pues porque nuestra mente es un caballo desbocado al que durante todo el día le estamos llenando de todo tipo de estímulos conscientes e inconscientes, sensoriales y cognitivos  y pretendemos que de repente ese caballo se detenga sin más y ésto como es lógico no es posible.

Nuestra mente funciona en este aspecto como un músculo, que no estando entrenado queremos que nos dé un gran rendimiento sometiéndolo a un gran esfuerzo.

Siguiendo con éste símil,  si yo pretendo correr una maratón, será necesario que previamente realice un entrenamiento gradual para que después de un determinado tiempo mi cuerpo sea capaz de dar lo mejor de su potencia sin un esfuerzo dañino y desgarrador.

Así sucede también con nuestra mente, para lo cual es importante tener en cuenta algunas nociones básicas previas y no desfallecer en el intento.

Antes de empezar a meditar:

Busca un sitio tranquilo donde no te interrumpan durante el tiempo que estarás meditando (5 o 10 minutos son suficientes al principio)

La postura debe ser cómoda para poder mantenerla inmóvil durante ese tiempo.

No es necesario estar sentado al estilo yogui (con las piernas cruzadas) si no tienes costumbre de dicha postura. Pero sí es imprescindible que la postura te permita mantener la espalda recta, así que puedes estar sentado en una silla (no recostado).

No se recomienda estar tumbado en el suelo o en una cama, ya que ésta postura facilita que nos durmamos.

Así que si estos preliminares los tienes solucionados te daré una pauta sencilla de como hacerlo:

  • Al principio deja que tu respiración sea tranquila y natural, no fuerces ningún ritmo respiratorio especial.
  • Lleva la atención de tu mente solo a observar el movimiento natural que se produce en tu cuerpo cada vez que se produce la respiración, sin tratar de intervenir en ella, solo observando el movimiento allí donde se produzca.
  • Puede ser en la zona abdominal, la parte superior de la caja torácica o la zona intercostal.
  • Esta observación como digo te costará un trabajo de atención mental que no siempre serás capaz de mantener, así que no te preocupes cuando todo un mar de pensamientos te distraigan, déjalos llegar, no intentes evitarlos.
  • Pero cuando te das cuenta que has perdido la atención de tu respiración con toda la tranquilidad del mundo vuelve a llevar tu mente a esa observación del movimiento respiratorio.

Y este proceso de ida y vuelta que te distraerá será lo más normal que suceda, como digo al principio es recomendable no estar más de 5 minutos que se irán aumentando a medida que tu práctica vaya siendo más cómoda y tu mente vaya estando más entrenada para hacerlo.

Esta es una práctica sencilla para una primera toma de contacto con la meditación, que en otros artículos seguiré profundizando.

Me gustaría mucho que aquell@s de vosotr@s que queráis practicarlo dejéis vuestros comentarios de como ha transcurrido la experiencia.

 

 

 

 

 

 

Herramientas para el cambio

El otro día en un post hacía la reflexión de si ¿es posible cambiar? y decía al final que comentaría algunas estrategias para el cambio

y he encontrado un vídeo que me parece muy interesante y didáctico de un cambio para ayudarte en el cambio que quieras hacer si por eso lo comparto aquí.

 

Cada uno puede aplicar esta estrategia para el cambio y como bien se indica, busca aliados, el cambio es difícil por lo tanto no es necesario que recorras el camino sol@, hay mucha gente que te puede ayudar.

Seguiré aportando más herramientas en siguientes post.

Aunque no puedas elegir la música que tocan, sí puedes bailarla

Es frecuente que nos encontremos en la vida con circunstancias que no son favorables, y cada día más estas ocasiones se producen con mayor asiduidad, por lo que es imprescindible aprender a manejar el día a día de modo inteligente.

Hace unos días estaba impartiendo una formación para trabajadores en activo y desempleados y cuando estaba exponiéndoles las oportunidades que aún en los momentos difíciles uno puede poner en marcha y para las cuales solo es necesario cambiar el “chip” y no quedarnos en el lamento y la queja, ellos me respondían que lo que teníamos que hacer era protestar y no permitir muchas de las situaciones laborales que se estaban dando.

Y entonces recordé un dibujo de una amiga que tiene un blog estupendo y refleja su sabiduría en sus dibujos “Femeniname” se llama su blog, y aquí os dejo uno de esos dibujos maravillosos que crea y que pueden dar una respuesta a esta situación que vivimos.

femenimame

No siempre podemos elegir la música, pero siempre podemos bailar

 

Tal como describe el dibujo la vida nos toca una música, que puede que no nos guste y que no podemos elegir, pero sí podemos elegir bailar con esa música.

Esto mismo es lo que nos permite crecer, aprender a utilizar formas nuevas de pensamiento para situaciones nuevas que nos tocan vivir.

Lo contrario sólo puede incrementar el dolor y la frustración, ya que consumimos toda la energía en la resistencia y al final esa lucha nos agota, nos enferma y no nos aporta soluciones.

Procesamiento multi-tareas o dispersión mental por estrés

Proceso multitarea

Instrumentos que trabajan en multi tareas

¿Estamos procesando en modo multi-tareas o realmente lo que estamos haciendo es confundir a nuestro cerebro con una enorme dispersión que nos hace improductivos?

Casi todos sabemos que los ordenadores se crean copiando el modelo humano en muchos de sus aspectos, y hoy en día casi todos los procesadores de ordenador son multi-tarea, es decir que pueden realizar más de un proceso al mismo tiempo.

En realidad la mayoría de los procesadores no realizan varias tareas a la vez, sino que lo hacen tan rápido que esa es la sensación que nos trasmite al usuario, pero lo que hacen es segmentar los tiempos que dedica a cada tarea y realiza de una en una en millonésimas de segundo.

Y por que utilizo este ejemplo, pues porque me gustaría analizar la delgada línea roja que separa la multi tarea de la dispersión mental que se produce en nuestro cerebro saturado por estrés.

Hace no mucho tiempo se había publicado un estudio donde se ponía de manifiesto que las mujeres tenemos la capacidad de resolver varias tareas a la vez, y no voy a entrar en la lectura feminista que se podría sacar de este estudio, sino que quiero poner de relieve la delgada línea que que separa el procesar en modo multi tareas que casi todos hoy en día tanto mujeres como hombres realizamos por la presión del entorno en que nos movemos, de lo que nos lleva a la dispersión mental.

La principal diferencia es que cuando procesamos varias cosas a la vez, lo realizamos justamente segmentando nuestro tiempo dedicado a cada tarea, pero cuando tenemos un exceso de tareas a realizar esta urgencia nos lleva a que se produzca la dispersión mental, este es realmente el efecto que nos produce el estrés.

Y continuo utilizando el símil de los ordenadores porque me parece una metáfora bastante clara.
Cuando tenemos demasiados programas abiertos en el ordenador, todos los usuarios sabemos que el ordenador se colapsa y se vuelve lento en el mejor de los casos, en el peor se pone tonto y los programas no responden.

Lo mismo pasa con nuestra mente, cuando perdemos la capacidad de objetivizar y priorizar, todo se vuelve confuso, nos ponemos a realizar demasiadas tareas a la vez y el resultado es que nos queda la sensación de que no hemos hecho nada de provecho, que el tiempo no nos rinde y se nos ha escapado de las manos sin control.

De verdad, cuando perdemos el enfoque en el objetivo, o cuando nos ponemos demasiados objetivos sin poder cumplir casi ninguno de ellos o los realizamos con un desgaste de energía tal que nos deja exhaustos,  debemos empezar a pensar seriamente que el estrés nos está haciendo mella, y deberíamos empezar a tomar medidas serias y buscar herramientas que nos ayuden a reducirlo.

 

la salud si tiene precio-programadestres

La salud si tiene precio

Estrés remunerado: un gerente del HSBC sufrió agotamiento mental y depresión y ahora será indemnizado con $700.000

¡La salud no tiene precio!

Esta frase tan manida la solemos oír generalmente cuando no tenemos salud, o cuando nos hemos recuperado de una enfermedad, pero creo que no deja de ser un lugar común.

El otro día una compañera de Linkedin comentaba  lo siguiente sobre un artículo que compartí:

Partiendo de que es triste verse desempeñando un trabajo que te causa estrés sabiendo que gran parte de nuestro tiempo de vida lo dedicamos al trabajo; partiendo de que está demostrada la relación entre el estrés y muchas patologías que desencadenarán la muerte cabe preguntarse:
 
¿Hasta qué punto somos, cada uno, responsables de lo que nos pasa?
¿Es que no nos queremos lo suficiente?
¿Es que no entendemos que por mucha fuerza mental que tengamos al final el CUERPO es el que pone el límite el que dice ” basta, hasta aquí llegamos?
 

Y creo que efectivamente esto es así, pero también creo que es necesario citar otro punto de vista y es el siguiente:

Estamos inmersos en una vorágine de la cual es muy difícil escapar, donde para vivir en el mundo que nos ha tocado se hace necesario estar en la carrera constante de dar más, tener más, conseguir más, trabajar más, etc, etc.

 

Y,  a ser posible todo esto en el menor tiempo posible.

Hace años yo comentaba en una sobremesa que me gustaría trabajar de un modo diferente porque no era necesario estar 10 horas diarias en el trabajo para ser productivo, sino más bien al contrario, y que aunque yo quisiera hacerlo no podía ya que en la empresa donde estaba trabajando entonces era una práctica habitual que desde la central llamaran 1 hora después de finalizado el horario de trabajo con cualquier escusa, y como única finalidad la llamada era simple y llanamente una medida de presión para que el personal estuviese a esas horas en la oficina.

probabilidades-estres-enfermedad-programadestres

A nadie le preocupaba que estuvieses leyendo una revista o charlando con los compañeros, sólo se quería constatar la presencia.

Esta política que creo absolutamente errónea aún sigue existiendo en muchas empresas y sectores empresariales, y si los trabajador@s no responden o no están,  son mal vistos y ello tiene unas nefastas consecuencias para ellos.

Por lo tanto es verdad que es imprescindible que aprendamos a dedicar un tiempo a nuestra salud haciendo deporte, yoga, música, lectura o aquello que mejor nos permita desconectar y rebajar los niveles de estrés, pero también es necesario que las mentalidades empresariales cambien.

Un trabajador/a que se ve obligado a estar por estar desarrollará un sentimiento de desgana por su trabajo y su empresa, bajará su ritmo de producción, y desde luego no es buena política de motivación e implicación con los objetivos perseguidos por la empresa.

Vivimos con el sentimiento de urgencia permanente

Estaba escuchando un audio libro que supongo que todos ya conocéis pero si no fuese así os dejo el link:

La Brújula Interior de Álex Rovira, y una de las cartas que escribe justamente menciona el título de este post, vivimos con el sentimiento de urgencia permanente y creo que es importante dejar de sentir esa urgencia aun cuando tengamos que trabajar con prisa.

La urgencia es una sensación interiorizada que muchas veces nos hace correr sin necesidad. Otra cosa es ir de prisa cuando es necesario; que no es siempre.

Hay una gran diferencia y no solo de matiz, sino de emociones, cuando tengo una sensación de urgencia interior da igual lo que tenga que hacer, siento la necesidad de no parar, de estar siempre ocupada para así poder dejar de sentir la urgencia, pero esta es una falsa creencia que crea en nuestro interior un círculo vicioso.

multitarea

Urgencia permanente

En realidad muchas veces creamos la urgencia como excusa para no ser conscientes de nosotros mismos y es así por distintas circunstancias o por un conjunto de ellas, pero en la mayoría de las veces es porque nos da miedo llegar a vernos en el interior, en la calma, en la observación.

Hoy estaba con una alumna que tiene mucha dificultad para centrarse en la observación de la quietud y que necesita constantemente buscar el porqué de todo y estar hablando sobre todo lo que le pasa por la cabeza, pero no se permite a sí misma  fluir con su respiración.

El hecho de tener que observarla la pone nerviosa porque su mente está acostumbrada a estar siendo estimulada desde el exterior y cuando la apartamos de dichos estímulos, al igual que un drogadicto siente la abstinencia, nuestra mente se siente ansiosa cuando la apartamos de dichos estímulos.

Lo mismo sucede con la urgencia, una vez hemos alimentado ese hábito interior y repetido en innumerables ocasiones ya no somos capaces de detenerla, no al menos que nos entrenemos y desandemos el camino trazado.