La relajación para que sirve

Hoy he leído esta pregunta y creo que mucha gente puede hacérsela cuando se proponen técnicas de relajación y es algo que quizá todos demos por supuesto pero que no sabemos a ciencia cierta para que sirve.

Pues bien voy a intentar dar algunos argumentos y respuesta a esta pregunta que me parece muy interesante.

Decir en principio que hay muchas técnicas de relajación y que cada una sirve para uno o varios objetivos. Es decir no todos las técnicas producen los mismos efectos.

Es cierto que cualquier técnica de relajación lo que pretende es justamente eso, que el practicante consiga relajarse, pero no es menos cierto que la relajación se puede conseguir por distintas vías…Sigue leyendo

Aprende a relajarte, es posible

La relajación es una técnica y como tal se aprende.

Pero cuando comienzas a practicarla por ejemplo en una clase de yoga, no debes esperar que el primer día vayas a conseguir una relajación completa, porque en función de tu estado de tensión emocional, te llevará mayor o menor tiempo, pero te aseguro que puedes.

Antes de hacer el ejercicios de relajación que te propongo, si lo haces por tu cuenta quiero que leas unas breves nociones

Una vez que tengas claras estas mínimas pautas para una relajación, podrás leer el ejercicio que sigue.

Este ejercicio de relajación puedes leerlo primero y si lo deseas grabarlo en una cinta, para después ponerlo en práctica siguiendo las instrucciones.

Espero que lo practiques, ya que te proporcionará un beneficio para la salud en conjunto, tanto física como emocianal.

mecanismos-estres-osha

Ansiedad y Depresión, como puede ayudarte el Yoga (II)

Como continuación del Post (I) te contaré otra experiencia que tuve con otro alumno que sufría ansiedad y así estaba diagnosticado por su psiquiatra y psicólogo , en éste caso es hombre, y lo señalo porque curiosamente la mayoría de practicantes de yoga son mujeres, y no entraré ahora a analizar esta estadística.

Pues bien, Juan por darle un nombre, que no es real para respetar su identidad e intimidad, cuando empezó el primer día en la clase de principiantes de Yoga, me comentó que tenía problemas de ansiedad y que era incapaz de estar quieto, ya que ésto le producía aún mayor agobio e incrementaba los síntomas.

Así que cuando hicimos la relajación que generalmente se realiza acostado sobre la esterilla, sabía que para él esto sería muy incómodo, así que le propuse que en lugar de tumbarse, se sentara con la espalda apoyada en la pared, y que con total libertad si lo necesitaba, que se moviese intentando hacerlo de manera suave.

En lugar de cerrar los ojos, que sería otro inconveniente para él, los mantuviera abiertos si lo deseaba, en definitiva que con toda libertad mantuviera una postura cómoda, muy cómoda física y mentalmente para él en aquel momento….