Inicio » Blog » Asanas o posturas » Halasana o postura del arado

Halasana o postura del arado

Por supuesto que esta es una asana que no deben realizar las embarazadas, ya que además de suponer una inversión de la posición del útero, dejarías al feto comprimido y por eso no debes realizarla.

Halasana o arado es una asana que cuando la realizas por primera vez te dará la impresión que te vas a romper el cuello.

Pero estate tranquila que no pasa nada, es solo una sensación, y que como tal debes tratarla, dándote tiempo para asimilar esta inversión con flexión hacia atrás.

En la clase de principiantes, lo que suelo hacer es ayudarlos de la siguiente forma:

Cuando están con las rodillas flexionadas hacia la frente, les digo que dejen una pierna así flexionada, y que comiencen a estirar la otra, llevando el pie hacia el suelo, mientras yo les ayudo sujetándoles por las caderas.

Lleguen o no a tocar el suelo con el pie, les doy seguridad, y cuando veo que no pueden más bien sea por miedo o por condiciones físicas, le indico que ahora flexionen esa pierna y comiencen a estirar la otra.

Aunque parezca obvio, la mayoría de las veces es el miedo el que les impide llegar con los pies a tocar el suelo, y si les sujeto por las caderas y lo intentan así primero con una pierna y después con la otra, poco a poco van sintiendo que tienen mayor confianza, que no tienen que ir más allá de donde se sientan seguras.

No debes practicarla si tienes algunos de estos problemas:

  • Cuando haya lesiones de cuello, bien sean de tipo óseo o muscular.
  • Cuando tengas problemas de hipertensión o de corazón.
  • Tensión ocular.
  • Hernia de hiato o problemas del aparato digestivo.

Pero en todo caso recuerda que debes seguir las indicaciones de tu profesor.