estrés el enemigo silencioso

Estrés, el enemigo silencioso

El estrés es el enemigo silencioso y como tal el peor enemigo porque al no identificarlo se hace más fuerte y doloroso.

¡El dolor de la mente es peor que el dolor del cuerpo!

Entre otras cosas porque el dolor físico está socialmente aceptado como algo inevitable. Nadie se enferma por voluntad propia ni por gusto; así que no hay culpabilización de la persona que sufre.

En cambio cuando hablamos de estrés aún se sigue considerando a la persona como de carácter débil ya que no ha soportado la presión; y por lo tanto deja de ser valorada o apreciada como colaborador en una empresa.

Y en realidad no se trata de quién aguanta más, sino de identificar cuáles son los estresores para cada persona.

Es verdad que no podemos perder de vista los estresores del ambiente laboral que deben ser identificados y reducidos en lo máximo posible.

Pero también es verdad que cada persona tiene una carga a nivel emocional en función de sus responsabilidades tanto laborales como personales y añadidas a la complejidad de sus tareas y la gestión de trabajo en equipos o de cara al público, van a hacer que dicha persona se vuelva más vulnerable a la sobrecarga en determinados momentos de su carrera laboral.

El hecho de vivir en momentos de cambios constantes y evolución tecnológica, hace que dentro de las empresas exista una demanda creciente de tareas cada vez más complejas y con menores plazos para su ejecución.

Este entorno es favorecedor de estrés y hace que los equipos necesiten un mayor entrenamiento para la gestión adecuada de la demanda emocional.

El estrés sigue siendo un estigma y por ello muchas personas no reconocen su nivel de afectación hasta que la patología asociada se desarrolla y aflora.

Hablamos de patologías como cardiopatías, patologías de piel, del aparato digestivo y del grave problema que supone la falta de sueño y descanso. Puedes ver algunos artículos científicos al respecto en este link.

Todo este cócktel o lo tomamos en consideración a su debido tiempo para instaurar medidas de prevención o los números rojos del estrés llegarán también a la disminución de la productividad y a la cuenta de resultados de la empresa además de la salud de las personas.

Así lo están ya entendiendo muchas empresas que están facilitando las formaciones prácticas de Mindfulness para gestión de estrés a sus equipos y están descubriendo los beneficios que este aprendizaje les produce.

El estrés tiene un coste muy elevado a nivel individual y a nivel colectivo para la empresa, reducirlo es cuestión de conciencia para facilitar las herramientas necesarias para su gestión.

Como dice la OSHA (Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo)

«Trabajadores sanos, empresas prósperas»

Se trata pues de que si diriges una empresa averigües cuál es el costo del estrés en tu plantilla.

Si lo estás sufriendo y en tu empresa no te facilitan las herramientas para aprender a gestionarlo, te invito a ver la posibilidades de formación que imparto tanto a nivel presencial como OnLine.

Espero que este artículo te resulte de interés.

Si te interesa más información puedes contactar conmigo dejando tu comentario aquí o a través del formulario

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 1.912 suscriptores

Posted in Blog and tagged .

Pasión por el bienestar de las personas en sus vidas y entornos laborales.
Formadora Experta en Técnicas de reducción de estrés y #Mindfulness.
Profesora de Yoga y Mindfulness
Autora del libro "Técnicas de reducción de estrés"-Editorial Bubok.es

Deja tu comentario, será siempre bienvenido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.