Inicio » Blog » Experiencias y anécdotas » Reflexiones » No gracias, estoy muy ocupada

No gracias, estoy muy ocupada

Así nos comportamos cuando estamos estresados:

Yo te ofrezco las ruedas. ¿Seguro que no las quieres?

A pesar de ser una viñeta graciosa, no refleja más que una realidad para aquellas personas que están sufriendo unos niveles de estrés elevados y no son conscientes de ello.