pulmones - inspiración

Respiras solo para vivir

 Casi siempre respiramos de manera automática ya que la respiración es un acto  involuntario y cuando empecé a practicar Yoga me enseñaron que no hay solo una manera de respirar.

Primero te enseñan a respirar con el abdomen, eso que para mí fue un trabajo arduo ya que respiraba como la mayoría de las mujeres sobre todo con la parte alta del pecho, así que aprender a movilizar el diafragma fue toda una aventura y difícil.

Después resultó que además había otros muchos tipos de respiración en yoga y no te lo pierdas, cada uno de esos tipos tenía una finalidad distinta.

Así que te voy a contar las utilidades de algunos tipos de respiraciones y para que sirven cada una de ellas además de la respiración completa o yóguica.

1. INSPIRACIÓN:

Al inspirar y espirar realizamos ligeros movimientos que hacen que los pulmones se expandan y el aire entre en ellos mediante el tracto respiratorio. El diafragma -que también interviene en este proceso- hace que el tórax aumente su tamaño, y es ahí cuando los pulmones se inflan realmente. En este momento, las costillas se levantan y se separan entre sí.

2. ESPIRACIÓN

Por el contrario, en la espiración, el diafragma sube, presionando los pulmones y haciéndoles expulsar el aire por las vías respiratorias. Aquí, las costillas descienden y quedan menos separadas entre sí y el volumen del tórax disminuye.

 

En función del lugar de los pulmones a donde dirijamos el aire, se distinguen cuatro tipos de respiración.

RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA O ABDOMINAL.

RESPIRACIÓN TORÁCICA O INTERCOSTAL.

ESPIRACIÓN CLAVICULAR.

RESPIRACIÓN YÓGUICA O COMPLETA.

 

RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA O ABDOMINAL.

Esta respiración está regulada por el movimiento del diafragma.

Al tomar aire desplazamos el diafragma hacia abajo, pasando de su forma inicial de cúpula a una forma casi plana. Con este movimiento el aire puede llegar hasta la zona más baja de nuestros pulmones, siendo los órganos abdominales desplazados hacia abajo, y saliendo ligeramente hacia fuera.

Este movimiento del diafragma posibilita la mayor capacidad respiratoria de nuestros pulmones (la cantidad de aire que puede penetrar equivale a 3 respiraciones realizadas de forma torácica).

Es la respiración que con muy poca frecuencia realizamos, además es el tipo de respiración que nos proporciona una mayor calma en nuestro sistema nervioso.

Así que es necesario re-aprenderla para convertirla en nuestra respiración natural.

 

Una vez que has instaurado un ritmo respiratorio que moviliza toda la caja torácica tu cuerpo continúa con este ritmo; así que ahora es tu momento.

“Respira, no solo para vivir sino para disfrutar de tu respiración”

Posted in Blog, Respiración and tagged , , .

Pasión por el bienestar de las personas en sus vidas y entornos laborales.
Formadora Experta en Técnicas de reducción de estrés y #Mindfulness.
Profesora de Yoga y Mindfulness
Autora del libro "Técnicas de reducción de estrés"-Ed.Bubok.es
Contacto: info@programadestres.com

Deja tu comentario, será siempre bienvenido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.