Inicio » Blog » Estrés y Salud » Desde el estrés a la calma con tu respiración

Desde el estrés a la calma con tu respiración

programa para reducción de estrés con mindfulness

Desde el estrés a la serenidad podemos llegar con la práctica de distintas técnicas y aquí lo que quiero es facilitarte algunas de ellas que te ayudarán a conectar con tu estado de calma. 

Es probable que si te sientes agobiado y estresado hayas notado algunos síntomas físicos como por ejemplo:

  • Respiraciones rápidas.
  • Ritmo cardíaco acelerado.
  • Sensación de no poder respirar bien, no te llega el aire.
  • Mayor sensibilidad a los sonidos
  • Mayor sensibilidad a las luces.
  • Mayor irritabilidad en la piel, más sudoración  etc.

Éstos son solo algunos ejemplos que se suelen presentar, pero también pueden darse otros.

Sobre muchos de éstos síntomas no tienes capacidad de cambio, pero sobre otros si.

Es evidente que no siempre te darás cuenta de que:

La respiración puedes hacerla de forma suave y profunda, sobre todo en los momentos de mayor intensidad emocional

 

En momentos de estrés, no  sirve ni ayuda el que otras personas te digan: “Respira”, “Cálmate”.

Mas bien producen el efecto contrario, el hecho de escuchar esas recomendaciones provocan aún una intensidad emocional mayor.

¿Entonces qué puedes hacer?

Como la mayoría de las técnicas para la reducción de estrés y ansiedad, requieren un tiempo de práctica o entrenamiento adecuado.

Cada una de las técnicas tiene su propio tiempo de prácticas antes de que notes los resultados a medio y largo plazo.

Porque una cosa es el efecto que pueden producir en el momento de la práctica, y otra distinta es que generen un estado profundo de serenidad en tu sistema nervioso y comiences a sentir los efectos a otros niveles:

  • Sentirte más sereno en tu trabajo y en tu vida personal.
  • Sentir una mayor conexión con los que te rodean.
  • Tener menor sensación de angustia.
  • Aumentar la capacidad de decisión.
  • Notar mayor claridad mental en los objetivos de tu vida.

Asi que a través de este post, quiero compartir algunas prácticas de respiración que te ayudarán si las repites de forma continuada una mayor facilidad para gestionar el estrés y las emociones en esos momentos más intensos, o ir incluso un poco más allá.

Podrás conseguir que las circusntancias no te afecten de forma tan arrebatadora haciéndote perder el control.

Primera práctica de respiración : 

Sentado o tumbado en el suelo, lleva la atención a tu respiración, observa cómo la notas en este momento.

¿Está acelerada, el movimiento es entrecortado, notas que están reteniendo el aire al final de una de las fase?

Bueno después de esta primera toma de consciencia de tu respiración puedes realizar la siguiente práctica: 

Inspira de forma consciente y lenta, y exhala de forma consciente y lenta y al final de la explusión cuentas 1.

 

Vuelve a inspirar  consciente y al final de la siguiente expulsión cuentas 2 y así continúas hasta llegar a 10.

 

Si en cualquier momento tu mente se dispersa y te pierdes en dicha cuenta, no hay problema. 

 

Vuelve a empezar desde 1 y continúas la práctica hasta llegar a  10. 

 

Cuando llegues a 10, vuelve a empezar desde 1 con una nueva respiración consciente y continúas nuevamente hasta 10.

 

Así repite el proceso durante 5 minutos .

 

Al cabo de dicho tiempo deja que la respiración vuelva a realizarse con su propio ritmo y dirige tu atención a la respiración para volver a realizar la mismo observación que has hecho al inicio de la práctica. 

¿Cómo está ahora tu respiración? 

Probablemente la notes más lenta y más cómoda que antes de la práctica. 

Eso se ha producido con una pequeña práctica, ahora imagina lo que conseguirás cuando repitas esta misma práctica todos los días durante al menos 5 minutos. 

Si has notado los efectos de esta práctica te invito a realizar la formación de “Respiración para la calma” y te dejo un pequeño vídeo con otra práctica de respiración.

Segunda práctica de respiración : 

Sigue la indicaciones del vídeo 

Si te ha gustado esta información compártela o si te apetece puedes dejar tus comentarios, serán siempre bien recibidos. 

Namasté.

Deja tu comentario, será siempre bienvenido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.