Inicio » Blog » Blog » Problemas para superar el estrés

Problemas para superar el estrés

Según mi experiencia hay distintos problemas que pueden hacer que no te sobrepongas al estrés, pero creo que el fundamental y primero de ellos es reconocer que el estrés te está haciendo mella, reconocer que tienes un problema de estrés, que no es una broma.

No sé si se me entenderá con claridad la idea que quiero compartir para que a alguien mi experiencia le pueda valer como aliciente y pararse a reflexionar.

Recuerdo perfectamente la primera vez que fui consciente de que tenía un problema de estrés, y también recuerdo que en aquella ocasión le dije a una amiga:

“Sabes, tengo la sensación de fracaso, siempre pude controlar y sobreponerme a todo, a los problemas, a mis responsabilidades en el trabajo, a la presión, sabes que soy una persona fuerte,

Pero no puedo controlarme a mi misma, siento que no tengo el control de mi estado de ánimo y de mis emociones, siento que todo me desborda”

Admitir que tenía un problema y que no era capaz de controlar mi estado de ánimo fue seguramente lo más duro que pasé en aquel momento.

Yo creía entonces que podía con todo, que con mayor o menor esfuerzo podía seguir el ritmo de trabajo, de estudios, de mi casa, de mis emociones; pero no era así, mis emociones se habían desbordado y no sabía muy bien porque pero me sentía desmotivada, sin objetivos, sin alicientes, y además y peor aún no veía soluciones a esta sensación, no veía salidas, era para mí casi imposible variar nada en mi vida, que me permitiese parar el ritmo o cambiarlo.

Pues bien el “ACEPTAR, QUE NO PODÍA SOLA CON TODO, QUE NECESITABA AYUDA, FUE EL PASO MÁS DIFÍCIL, PERO TAMBIÉN EL MÁS AFORTUNADO”

Porque sólo a partir de ese momento, fue cuando empezó la solución a mis problemas.

Hasta aquel momento, vivía como una autómata, corriendo, trabajando, produciendo, soñando con los problemas y las posibles soluciones a cuestiones de trabajo. En aquella época vivía por y para trabajar, no era capaz de desconectar, mi mente seguía trabajando incluso cuando dormía, seguía con una hiperactividad mental que impedía que mi sueño que aunque era profundo fuese reparador.

Así que a veces el problema para superar el estrés no son en sí las situaciones sino nosotros mismos. Os dejo esta reflexión.