A veces la vida no es como la pensaste

A veces la vida no es como la pensaste y no sabes muy bien por qué no haces nada para acercarte a ella.

Muchas veces la vida no se desarrolla tal y como la deseamos y se producen grandes resistencias y rechazos que hacen que nos sintamos mal y aún así no hacemos nada para cambiar las situaciones.

se siente atrapado por la telaraña de la vida

Y muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de este estado de letargo e inmovilidad

 

Cuando empiezas a practicar mindfulness es posible que todo eso brote a la luz de tu conciencia y te permita decidir sin juicios ni reproches lo que de verdad necesitas para tu equilibrio emocional y vital.

la cabeza no da para más

No es la primera vez que los participantes de los cursos de Mindfulness cambian de rumbo a nivel vital  al finalizar la formación o durante el trascurso de la misma.

 

¡Ni siquiera ellos mismos se dan cuenta de hasta dónde la toma de consciencia que propicia esta práctica les ayuda a decidir realizar esos cambios que su vida está pidiéndoles a gritos! 

 

Hoy precisamente me enteré que una de las participantes del último curso de Mindfulness,  que estaba pasando un mal momento en su vida y se debatía entre permanecer tal y como estaba o realizar un cambio radical,  ha tomado las riendas de esa situación que le estaba produciendo un gran conflicto emocional y un nivel de estrés elevado.

Y según sus palabras el haber aprendido a practicar mindfulness le está ayudando para superar los momentos de emociones encontradas que está viviendo y que indudablemente le producen incomodidad y miedo a esta nueva etapa que está iniciando. 

Me alegro por todas aquellas personas que a través del contacto con esta práctica, se permiten conectar con lo que realmente necesitan en sus vidas ya sea a nivel personal o profesional. 

Aunque a veces nos lleve a no poder seguir viéndonos tanto como quisiéramos. 

Como decía Heráclito

"Nadie puede bañarse 2 veces en el mismo río"

la vida siempre cambia

Lo único permanente es el cambio.

No hay nada que no cambie, constantemente, momento a momento

La práctica de mindfulness te ayuda a darte cuenta de este devenir constante y también a no pelearte con la vida para evitar que las circunstancias y tú encontréis vuestro sitio.

¡Espero encontrarte en este camino siempre cambiante de la vida si así procede!

Próximos Cursos Programados

Entrevista sobre Programa Destres

Entrevista sobre Programa Destres:

Hoy en la web de Cátedra Abierta de Psicología y Neurociencias se publicó una entrevistas sobre Programa Destres que me hicieron y que comparto.

Agradeciendo la atención prestada por su creador D. Juan Moisés de la Senra, por su interés en nuestro programa y la cesión en su espacio para la difusión de nuestro trabajo.

En ella podréis encontrar éstos contenidos:

¿Qué es el Programa Destres? 

 ¿Qué necesidad viene a cubrir el Programa Destres? 

 ¿A quién va dirigido el Programa Destres? 

¿Qué beneficios proporciona a los usuarios el Programa Destres? 

 ¿Está basado en aspectos teóricos o prácticos? 

¿Qué duración tiene el Programa Destres y cómo se estructura? 

¿Cómo es una sesión del Programa Destres?

Entrevista sobre Programa Destres en Cátedra Abierta de Psicología y Neurociencias

Espero que sea de vuestro interés y que haya sido capaz de transmitir con claridad todos los objetivos de este programa, los beneficios que reporta a los participantes y a las organizaciones que quieren generar entornos de trabajo saludables.

******

Taller de Mindfulness el 8 de julio

Taller de Mindfulness el 8 de Julio

Taller Mindfulness el 8 de Julio -Matrícula abierta hasta el 30 de Junio.

Sí ya sé que estamos en el comienzo del verano,  por eso este taller de mindfulness será una excelente oportunidad para acercarte a la práctica de una forma un poco más distendida.

¿Que no conoces la práctica de Mindfulness?

No te preocupes, aquí te explicaremos de forma clara y sencilla como comenzar a practicarlo y sus beneficios.

Mindfulness es una capacidad humana universal y básica, que consiste en la posibilidad de ser conscientes de los contenidos de la mente momento a momento.

El primer efecto de su práctica es el desarrollo de la capacidad de concentración de la mente.

El aumento de la concentración trae consigo la serenidad. Y el cultivo de la serenidad nos conduce a un aumento de la comprensión de la realidad (tanto externa como interna) y nos aproxima a percibir la realidad tal y como es.

Puedes ver a través de este link en que consiste

Objetivos:

Tener un primer contacto con las practica del Mindfulness y aprender a serenar tu mente para actuar de forma despejada aún en momentos complejos laborales y personales.

 ¿Para que te sirve esta formación?

Mayor control de la atención mental.

Mayor regulación emocional.

Mejora la toma de decisiones.

Disminución de los niveles de estrés y ansiedad.

 

 

Contenidos que desarrollaremos:

  • ¿Qué es el Mindfulness?
  • Beneficios de la práctica a nivel personal y profesional.
  • Trabajando la respiración en momento presente
  • Conectando con el cuerpo y las emociones
  • Prácticas para la vida cotidiana.

Fecha y horario:

Sábado 8 de Julio - De 10.00 a 14.00 hrs.

 
No dejes pasar esta oportunidad de acercarte a ese espacio de serenidad interior que todos tenemos pero que en ocasiones no somos capaces de percibir.
 
Finalizado plazo de inscripción 
 
Para cualquier duda o información que necesites, envíanos el siguiente formulario.
 

Suscríbete al blog por correo electrónico y recibirás todas las novedades en tu mail

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

aqui y ahora

La paciencia como la podemos desarrollar

El otro día estaba impartiendo el Curso Mindfulness y una participante me preguntaba como podía incrementar la paciencia ya que era algo que a ella le preocupaba y para hacerlo nada mejor que la práctica de meditación en atención consciente.

Una de las propuestas de la atención plena es lo que se denomina práctica informal.

La práctica informal que os propongo esta semana es la observación de un hábito cotidiano, por ejemplo el aseo personal, o como nos comportamos durante el desayuno.

Yo les comentaba que cuando inicié mi práctica, me planteé observar mis movimientos y actividades durante el desayuno, y esta observación me sirvió para descubrir que cumplía todos los días una rutina de movimientos que nunca había observado.

Es decir siempre antes de sentarme a desayunar hacía el mismo recorrido en la cocina cogiendo todo lo que necesitaba antes de sentarme, y mientras no lo hacía, no me sentaba.

Esta observación me llevó a pensar en la cantidad de rutinas que al cabo del día tenía establecidas y de las cuales no era consciente.

rutinas de pensamiento

Las rutinas generan hábitos de pensamiento.

Pues bien sólo a través de la atención plena pude averiguarlo y cambiar algunas de ellas de modo consciente y cuando lo hice también me di cuenta que me sentía extraña, como si no estuviese todo bien, como si hubiese algo que se me escapaba y eso me hacía no sentirme del todo cómoda.

Esta sensación de incomodidad inicial me permitió ser mucho más observadora, para saber que era lo que estaba sucediendo y no era otra cosa que haber cambiado el piloto automático con el cual funcionaba en muchas ocasiones y alterar el orden en que realizaba algunos hábitos cotidianos.

Las rutinas de movimientos también genera rutinas de pensamiento, y cuando se intentan cambiar esto necesita un cambio consciente ya que nuestro cerebro se ha habituado a no ver nada nuevo aunque esté sucediendo, y por lo tanto nos lleva a disminuir nuestra capacidad de observación y de acción.

No hace falta nada especial ni ir a ningún sitio para entrenar nuestra Atención Plena.

Todo lo que hay en nosotros o a nuestro alrededor es una buena oportunidad para confirmar el grado de conciencia del momento presente en el que vivimos.

aqui y ahora

El momento presente, momento maravilloso.

Hay que recordar que siempre que queramos recuperar un estado de Atención Plena, podemos apoyarnos en la “Respiración consciente”

Cuando repetimos esta atención consciente estamos desarrollando además de la presencia en el aquí y el ahora, la concentración y la paciencia.

Resumiendo, al cabo del día realizamos infinidad de acciones inconscientemente y esto que en muchas ocasiones es beneficioso porque nos ahorra tiempo y energía, cuando se convierte en una rutina de comportamiento nos aleja del momento presente, y nos va reduciendo la capacidad de apreciación de circunstancias nuevas, de paisajes y personas distintas, de emociones distintas y también crea una adicción al automatismo generando un ritmo bastante frenético porque como todo ya es conocido, necesitamos más cosas y más rápidas cada vez.

el-rival-mas-dificil-en-tu-cabeza

Los pensamientos automáticos ¿Cómo los gestionas?

Los pensamientos automáticos son parte de nuestro juego mental cotidiano, pero es importante saber que de forma natural o aprendida utilizamos algunas estrategias para lidiar con ellos con mas o menos resultados.

El sábado en la sesión del curso de Mindfulness tratamos justamente sobre el tema de los pensamientos automáticos, ya que suelen tener una característica propia y es que:

Casi siempre son negativos y nos dicen lo que no hacer, decir, pensar.

Una de las participantes compartió su estrategia para afrontarlos y decía que cuando le venían a su mente diciéndole que no podía hacer algo, ella utilizaba la estrategia de pensar en las veces en que sí pudo hacerlas.

Esta es una estrategia muy frecuente y recomendada por algunos psicólogos y coachs.

Esta estrategia es una forma de evitación bajo mi punto de vista de los pensamientos automáticos y recurrentes.

¿Porque, qué pasa si lo que vas a hacer lo hiciste antes y te salió mal?

¿Cómo lo gestionas entonces?

Añadiendo más miedo al miedo seguramente y dándole una veracidad absoluta que acaba condicionando tu vida.

En realidad la propuesta es diferente desde el mindfulness ya que cuando los evitas realmente estás tratando de acallarlos y esconderlos y esto no suele dar resultados porque requieren una lucha constante para evitar que vuelvan a apoderarse de nuestra mente en cuando tengamos una situación difícil o un reto que afrontar. Y como todo lo que queremos evitar acaba teniendo más fuerza.

La propuesta es observarlos sin juicios y sin apego.

Se trata de darnos cuenta que están ahí pero no apegarnos a ellos, es decir se trata de verlos como algo que aparece (no son buenos ni malos, en la mayoría de los casos son la expresión de nuestras emociones, miedo, ira, vergüenza, complejos)  y que se van en cuanto no luchamos para evitarlos.

En la meditación se utiliza la metáfora de las nubes en el cielo para explicar como podemos lidiar con ellos.

los pensamientos y las nubes

Las nubes son eventos que suceden en el cielo, no son el cielo. Llegan y se van.

Así son los pensamientos un evento más que sucede en nuestra mente, por lo tanto no queremos luchar para evitarlos y no nos identificamos con ellos.

Poco a poco estos pensamientos pierden su potencia emocional y su efecto en nuestra conducta y forma de afrontar el día a día.

Esta estrategia permite observarlos, escucharlos sin juicios ni valoraciones, es lo que hay en nuestra mente, debemos aceptarlos y dejar que pasen al igual que han llegado.

La identificación que se produce entre nosotros y nuestros pensamientos es lo que los hace potentes.

Voy a contarte  un caso real:

Vanesa (nombre ficticio) es una ejecutiva que conozco y que cuando se encuentra con personas que no conoce suele ser callada y suele estar en silencio prestando atención a lo que dicen los otros miembros de la reunión, pero cuando tiene que aportar su opinión no siempre lo hace.

Para los que no la conocen "Vanesa es una persona tímida" y en alguna ocasión así se lo han dicho.

Es más, me contaba ella que cuando era pequeña ya le habían colgado esta etiqueta y en muchas ocasiones se había identificado con ella a tal punto que la etiqueta se había convertido en pensamiento automático y recurrente.

Así esta identificación volvía a su mente y  poco a poco se convirtió en una persona ensimismada y sintió gusto en no hablar, no destacar o no expresar su opinión.

Vanesa recibió esta definición como una verdad,  y en las ocasiones que tenía que comunicarse en un grupo de personas en una reunión,  ya fuese social o profesional, aparecería en su cabeza ese comentario como un pensamiento suyo interior "Soy tímida y no sé expresarme bien"

Ese pensamiento reforzaba su conducta. La promesa auto cumplida.

Así que cuando me lo comentó durante el curso  e hizo las prácticas propuestas, llegó a darse cuenta que se había identificado con ella.

Ahora solo tenía que observarla y permitirle irse, no la estaba definiendo a ella, era el recuerdo que volvía cuando tenía que presentarse en una reunión o un networking donde había más de 3-4 personas.

En más de una ocasión esta etiqueta le había perjudicado en su carrera, ya que si no eres capaz de aportar tu opinión, conocimientos o profesionalidad, puedes llegar a tener complicado que tu labor y valía se vean reconocidas.

¿Has pasado por esta situación alguna vez?

¿Observaste hasta que punto esos pensamientos automáticos te generan ansiedad, estrés o baja autoestima?

¿Hasta que punto están incidiendo en el desarrollo normal de tu vida o de tu profesión?

Me encantará recibir tu comentario al respecto.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

procesos de respiración

Técnicas de prevención de estrés

Así como la reacción del organismo frente al estrés tiene un componente fisiológico, también la fisiología puede ayudar a las personas a afrontar una situación de estrés, de manera que se reduzcan sus efectos negativos sobre la salud.

Desde el punto de vista de las condiciones de trabajo, es evidente que la prevención debe ir encaminada a evitar que se den situaciones que puedan provocar estrés; pero a veces, ocurre que estas circunstancias no pueden cambiarse o que una situación no estresante, desde el punto de vista objetivo, es vivida por alguna persona como una agresión. Cuando se dan esta clase de circunstancias está especialmente indicado el uso de este tipo de técnicas.

Mediante la realización de unos determinados ejercicios físicos por ejemplo de yoga , estas técnicas enseñan a controlar los efectos fisiológicos del estrés, a fin de disminuir la sintomatología que se percibe como negativa desagradable y que, en consecuencia, crea ansiedad.

Algunas de ellas son de aprendizaje complejo y requieren, a veces, un especialista al menos durante la fase inicial.

Las más conocidas y practicadas hoy en día son las que se citan a continuación:

  • Técnicas de relajación (Jacobson, Schultz). Actualmente son las más utilizadas en el mundo occidental. Parten del principio de que es imposible estar relajado físicamente y tenso emocionalmente. Se basa en la relajación muscular que supone a su vez la relajación del sistema nervioso.

  • Técnicas de respiración

  • Yoga
  • Meditación y en especial el Mindfulness.

    Aquí tienes una práctica que te puede interesar aprender de Mindfulness

Estas técnicas requieren la práctica continua para ayudarte en la gestión de las emociones que desencadenan el estrés y en la disminución de sus efectos fisiológicos.

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

¿Actúas o reaccionas?

En nuestra vida diaria estamos sometidos a infinidad de estímulos y en función de un aprendizaje previo e inconsciente, normalmente "Reaccionamos.
Así es como funcionan los estresores, aparecen y provocan nuestra reacción automática.

Esta capacidad de reaccionar ante un estresor está muy bien y es muy adecuada cuando nos enfrentamos a un peligro vital, ya que de lo contrario nos hubiésemos extinguido como especie humana hace muchos siglos.

Pero hoy por hoy en el mundo desarrollado en el que vivimos en muy pocas y contadas ocasiones nos enfrentamos a un riesgo vital verdadero.

En la mayoría de las ocasiones nos enfrentamos a acontecimientos más o menos agradables o más o menos perjudiciales o beneficiosos; pero seguimos sin cambiar nuestro modelo aprendido.

¡Seguimos reaccionando!

Así que desde la observación que entrenamos en la práctica del Mindfulness, la alternativa es distinta.

Por ello podemos modificar nuestro modelo de actuación ante los hechos cotidianos que nos suceden y que no podemos controlar ni cambiar y es la siguiente:

Entre el acontecimiento y tu respuesta hay un tiempo donde tú decides y esa decisión será la que genera tu actuación.

Reacción = "Respuesta automática, aprendida e inconsciente" El estímulo decide por ti.
Acción = "Respuesta consciente y decidida ante un estímulo (externo o interno)" Tú decides.

acción respuesta consciente- reacción respuesta automática

Puede que no tenga control para cambiar el acontecimiento, pero sí lo tengo para decidir mi respuesta.

Esta mañana en Ourense, justamente en un curso de "Gestión de estrés con Mindfulness" lo explicaba a los participantes.

"Tú puedes decidir cómo responder ante los hechos"

Cuando reaccionas, el control de tus actos es externo a ti y por tanto estás a merced de los acontecimientos y de otras personas.

Cuando actúas la decisión es consciente y es tuya, la gestión y la decisión dependen de tí, no de los demás.

Es una cuestión que por supuesto no es fácil, pero eso no significa que no tengamos la capacidad de hacerlo y eso es lo que aprendemos con la práctica de la atención plena.

Con la práctica nos vamos dando cuenta de cuando reaccionamos sin control y aprendemos a darnos el espacio suficiente entre los acontecimientos y la respuesta.

Y justamente surgió un ejemplo que puso uno  de los participantes y os lo cuento:

Pedro (nombre ficticio) relató así los hechos:

"El otro día vino un señor preguntando por una persona que le había atendido y como no sabía su nombre empezó a describirlo con los siguientes adjetivos:

"Era bajito, calvo y algo gordo"

Y resulta que era YO, siguió contando Pedro.

¿Cómo no voy a reaccionar? si resulta que el que me calificaba de bajito era más bajo que yo, él era gordo y yo no lo soy y en lo único que acertó es que efectivamente soy calvo y soy el único calvo que hay aquí.

Pregunta mía:

"Por qué te enfadaste tanto con eso", si no eres bajito, y no eres gordo ¿Qué te llevó a cabrearte tanto?" ¿Te molesta ser calvo? 

"NO"

Si observas tu reacción puedes darte cuenta que no depende de la realidad de su descripción, sino de que en ese momento seguramente ya estabas tan estresado que ese acontecimiento sirvió de espoleta a tu reacción.

Así que para terminar les conté un dicho sobre los calvos y es el siguiente:

"Dios cuando creó al ser humano hizo algunas cabezas perfectas, y en las otras puso pelo" 

¡Lo digo por si el ser calvo supone supone algún problema para tí,  que sepas que tienes una cabeza perfecta!

Os imagináis la respuesta del grupo verdad. La risa es una buena medicina contra el estrés.

Y la consciencia otra fundamental para evitar el "Piloto Automático" que nos lleva a la reacción.

Y hablando de calvos, aquí os dejo uno de mis calvos favoritos: Yul Brinner, un calvo maravilloso.

yul-brynner-calvo perfecto

Estaré encantada de recibir tus comentarios sobre este artículo o reflexiones sobre el tema y si te gusta y lo compartes será genial.

Quieres recibir en tu mail todas las actualizaciones? Suscríbete!!!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.